Las revelaciones de Angelino Garzón

Compartir:

El vicepresidente Angelino Garzón presentó su libro “Agradecido con la Vida”, en el que hace un recuento de su vida política y su experiencia como lider sindical.

Garzón revela en el capítulo 25 que el expresidente Álvaro Uribe, buscó alternativas de diálogo con las Farc así como el despeje de dos zonas en el Valle del Cauca para lograr la liberación de los 12 diputados del Valle del Cauca.

“También nos informó que había aceptado la recomendación de los gobiernos de Francia, Suiza y España de despejar una zona rural comprendida entre los municipios de Florida y Pradera, en el Valle del Cauca, a fin de dialogar con la guerrilla de las Farc sobre la libertad de los doce diputados del Valle del Cauca. Inexplicablemente, esa propuesta, que posiblemente hubiera servido para la paz más allá de los temas humanitarios, no fue aceptada por las Farc”, afirma Garzón en el libro.

Añade que el exmandatario recalcaba que no guardaba ni odios ni rencores por el asesinato de su padre: “Me recalcaba: dígame, Angelino, ¿a qué hijo no le duele la muerte de su padre?”. Y remataba que lo que más quería en la vida era lograr una Colombia que no se desangrara más”.

Respecto a los diálogos que se pudieron buscar con el ELN, señaló que, “en varias ocasiones Uribe me dijo en privado, con sus dichos y palabras campesinas, que: si podía le informara a la guerrilla de las Farc y del ELN que lo aprovecharan porque él era, ante todo, un soldado, y que así como sabía hacer la guerra también sabía hacer la paz”.

En el capítulo 49 y respecto al proceso de paz que se adelanta en La Habana, Garzón reitera su apoyo a la búsqueda de la paz por medio de la reconciliación y el perdón.

“La paz, como ha dicho la Iglesia Católica, es ante todo un lugar de amor, de bondad, de perdón, de reconciliación, de diálogo y acuerdos. La compañera ideal de la libertad es la paz. En ninguna parte del mundo los procesos de paz exitosos se han hecho sobre la base del egoísmo, el rencor y los odios. Donde la paz ha podido dar frutos es porque en los servidores públicos, en la sociedad y en los dirigentes de los partidos políticos predominaron el perdón, la reconciliación y el deseo de vivir como hermanos, es decir, sin rencores y sin egoísmos”, puntualiza Garzón.l

De la reelección, su aspiración y el proceso de Paz

Garzón durante la presentación de su libro, volvío a mencionar la eventual reelección del presidente Santos quien dijo «se encontró con un derecho en la constitución».

Sin embargo, Angelino Garzón reiteró que no aspira a reelegirse como vicepresidente y que cumplirá con su palabra.

«Si Dios me da vida yo no descarto ser el candidato a la Alcaldía de Bogotá o a la Alcaldía de Cali», manifestó.

El vicepresidente recordó cuando fue gobernador del Valle del Cauca y votó por el candidato Luis Eduardo Garzón en ese momento, pero no por el expresidente Álvaro Uribe.

En cuanto a las que considera los mayores retos para el pais, el vicepresidente dijo que «Colombia necesita que todo ladrón la pague y también se necesita más justicia social».

Garzón aseguró que en Colombia se está desestimulando el ahorro e invitó a los sindicalistas, a cuyo grupo perteneció a que no desistan ante la lucha por la equidad social.

«Los sindicalistas, estén donde estén tienen que ser incondicionales a los trabajadores no a los empresarios», indicó.

En cuanto al proceso de paz con las Farc en La Habana, fue enfático en apoyarlo y decir que no ha debido dejarse avanzar hasta este punto.

«Si hubieramos empezado el proceso hace muchos años hubiera sido diferente. Tenemos que reconocer que no fuimos capaces. Tenemos 3 grupos ilegales ahora (guerrilla, bacrim y narcotraficantes). Es mejor negocio llegar a un acuerdo», dijo.

El vicepresidente afirmó que si se logra llegar a un acuerdo en La Habana, el Estado podrá tener mejores condiciones para combatir las bandas criminales y a los narcotraficantes, además de avanzar en materia económica.

Garzón reconoció, no obstante, que todos los presidentes han hecho esfuerzos con las Farc y el ELN.

«Si yo fuera de la guerrilla le cogia la caña al presidente porque el gobierno se comprometeria a combatir las bandas criminales, a que haya más equidad social. Y para las Farc se volvería una bandera de lucha», dijo.

A su vez, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, recalcó la labor de Angelino Garzón y sus logros alcanzados durante este período.

«Nosotros somos los que debemos estar agradecidos con la vida de Angelino. Es un hombre íntegro y para eso hace falta solo su nombre Angelino», dijo.

«Cuando lo invité a ser vicepreidente, algunos me decían que eramos como el ‘agua y el aceite’, pero yo sabía que no era asi», afirmó el presidente Santos.

Compartir: