Farc revela prueba de vida de Kevin Scott

Compartir:

En un escrito, denominado Conversaciones con Kevin Scott, la guerrilla de las Farc da una prueba de vida del exmilitar estadounidense secuestrado el pasado 20 de junio en el municipio de El Retorno, Guaviare.

«La parte sustancial de las sucesivas conversaciones con el ex soldado norteamericano Kevin Scott, pronto a ser liberado, se encuentran recopiladas en el siguiente documento, que damos a conocer a nuestros lectores por considerarlo de interés general», anunciaron las Farc.

Y añaden: «Para nosotros está claro que se trata de un hombre que hizo suyos, por decirlo de algún modo, aquellos versos de Vagabundear, la canción de Juan Manuel Serrat: Harto ya de estar harto, ya me cansé, de preguntarle al mundo por qué y por qué».

«Tal vez sea Kevin un gringo típico de esos que a veces nos trata de estereotipar Hollywood, bueno, ingenuo, noble y despistado. Probablemente su vida hubiera sido otra si hubiera contado con la posibilidad de acceder a la universidad al terminar su secundaria. Pero la verdadera naturaleza de su país de origen está produciendo en serie, seres como él, individuos destinados a desechos, una vez lo mejor de ellos ha sido exprimido para beneficio de unos cuantos potentados que se llaman a sí mismos patria», escribieron las Farc en el comunicado.

Y sostienen que siguen a la espera de que el presidente Juan Manuel Santos autorice los necesarios protocolos de seguridad y de vía libre a la comisión humanitaria que vaya a recogerlo.

Así habló Scott

Kevin Scott en su relato dice que llegó a Colombia procedente de Panamá. «Compré un boleto de avión para Barranquilla ya que era 100 dólares más barato que un vuelo directo a Bogotá, Colombia. No me gustó realmente Panamá, era demasiado caro. Llegué al aeropuerto, recogí mi maleta, tome un taxi para el hotel Lido o Lino, no me recuerdo como se deletrea, pero quedaba en el centro turístico. Estuve en la catedral, museo del oro, el museo nacional, paré en el planetario, mucha historia y muy bueno. ¿Por qué no? Hay siempre una guerra en cualquier lugar», contó.

«Las personas que trabajan en el hotel donde me quedé me dijeron que probablemente no debía ir a Inírida y al Parque nacional Puinwai, que era peligroso, realmente quería ir y me fui. Yo solo viajé con una maleta negra, para todo mi viaje, de USA a México, de México a Panamá, de ahí a Colombia, la maleta es la misma que usted cogió», indicó Scott, en el escrito entregado hoy por las Farc.

«Antes de que me vaya tengo que ver un tigre, es listo y adorable», se lee en el relato..

Compartir: