Roy Barreras insiste en su propuesta de listas cerradas para el Congreso

Compartir:

El ex presidente del Congreso, Roy Barreras, envío una carta a los directivos de los partidos políticos reiterando su propuesta de presentar listas cerradas para las próximas elecciones al Congreso que se llevarán a cabo el próximo año.

En la comunicación, Barreras asegura que «es hora de cerrar las listas, todavía es posible un gran acuerdo político nacional para que todos los partidos decidamos presentarle a los electores listas cerradas en las que las colectividades asumamos la responsabilidad en la calidad de sus miembros y cada partido le responda al país por su propuesta ideológica ética y programática».

Para Barreras cerrar las listas es cerrarlas al clientelismo, a la compra de votos y a la penetración ilegal. «Dejarlas como están simplemente por hacer quite al ejercicio democrático interno y a la dificultad mecánica de ordenarlas de acuerdo a las ambiciones individuales, es francamente irresponsable».

El expresidente del Congreso cree que «Las reglas de juego actuales son francamente perversas. El voto preferente combinado con la Circunscripción Nacional de Senado fueron un rotundo fracaso. La llamada “Operación Avispa” hoy convertida en una verdadera “Operación Alacrán” ha significado en la práctica, una lucha caníbal al interior de los partidos, y peor aún, el desvertebramiento y la desinstitucionalización de las colectividades en la medida en que cada uno de los aspirantes se juega su propia elección».

Según Barreras los colombianos ya no votan por una idea, por una bandera, por un partido, sino por la relación individualizada y nociva que ha causado -como para todos es evidente- una clientelización de las listas. «Ha abierto el espacio para la reproducción espuria de la compra personal de votos y en el peor de los casos deja todas las puertas abiertas para la infiltración de dineros ilegales y fuerzas políticas perversas, que atrincheradas en el poder local capturado -no pocas veces por grupos y fuerzas vinculadas con la corrupción-, determinan una franca competencia desleal para las ideas y para las llamadas candidaturas de opinión».

Compartir: