“Entramos a Cerro Matoso para protegernos del Esmad”: indígenas

Compartir:

Los indígenas que protestan contra Cerro Matoso, explotadora niquelera ubicada en Montelíbano, Córdoba, negaron que hubieran entrado a la mina con el fin de retener a los trabajadores o tomarse las instalaciones de la misma.

“Simplemente nos refugiamos en la mina para protegernos de los ataques del Escuadrón Móvil Antidisturbios”, dijo Israel Aguilar, gobernador indígena del cabildo del alto San Jorge.

Explicó que ellos habían advertido a las autoridades que estaban haciendo una marcha pacífica por los daños ambientales que a su juicio está causando la multinacional pero que si eran agredidos por la fuerza pública, entrarían a la mina para buscar protección.

“Los del Esmad nos empujaron, partieron los bastones de mando de la guardia indígena, se comieron nuestros alimentos y partieron los utensilios de los indígenas”, indicó Aguilar señalando que saben exactamente que están peleando contra una multinacional poderosa.

Los indígenas completan 12 días de estar protestando cerca de las instalaciones de la mina y señalan que no se moverán del lugar hasta que no llegue el Vicepresidente Angelino Garzón y le señalen cuáles son los inconvenientes de salud que se les ha presentado durante los 30 años de explotación del mineral en suelo cordobés.

Dijo además que cuando llegó el gobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, ellos le dijeron que su protesta era pacífica y que si el Esmad se retiraba del lugar, ellos abandonarían la mina y así lo hicieron apenas retiraron a la fuerza pública.

“Nosotros no tenemos armas, no hemos lanzado ni una piedra y no entendemos por qué el Esmad arremetió contra la población que ejerce un legítimo derecho a la protesta”, señaló el vocero quien además pidió el acompañamiento de la Defensoría del Pueblo para evitar que se le vulneren sus derechos.

“Jamás hemos pretendido retener a los funcionarios de la empresa como afirmó Cerro Matoso”, puntualizó Aguilar. Sin embargo, la empresa en un comunicado rechazó las vías de hecho y dijo que de no ser por la intervención del gobernador Alejandro Lyons no hubieran vuelto a sus hogares los trabajadores retenidos.

La situación sigue generando crisis en el alto San Jorge pues hay tensión ante los bloqueos intermitentes que generan los indígenas y también la hay en la multinacional niquelera que tienen sus operaciones paralizadas debida a la entrada de los indígenas.

“Salimos para volver en tres días pero estamos dispuestos a quedarnos todo el tiempo que sea necesario”, dijo Aguilar.

Por su parte Cerro Matoso indicó que siguen abiertos al diàlogo pero que no pueden comprometerse a pagar una indemnización tal y como lo exigen los indígenas, pues ello sólo se definirá en los estrados judiciales.

Compartir: