ELN manifiesta diferencias para iniciar diálogo con el Gobierno

Compartir:

La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció este lunes que «está lista» para iniciar un proceso de paz con el Gobierno Nacional, sin embargo, resaltan que, de iniciar el proceso inmediatamente, habría cinco diferencias puntuales entre las partes, que habría que aclarar durante la negociación.

Entre las diferencias que mencionan, la primera hace referencia al propósito de una eventual mesa de conversaciones, tomando en cuenta que “mientras el gobierno pretende alcanzar en la mesa de diálogos, la desmovilización y el desarme, el ELN considera que la mesa es para discutir los grandes problemas económicos, políticos y sociales que originaron el conflicto social y armado que padecemos hace más de 60 años, para buscarles solución”.

El segundo punto de diferencia se refiere a las razones del conflicto en Colombia. Según el comunicado, el Gobierno piensa que el conflicto armado en Colombia se debe a la existencia de las guerrillas, mientras que el ELN lo atribuye, según ellos “en coincidencia con expertos y estudiosos” a los problemas políticos, económicos y sociales.

El tercer punto habla de las formas en que las partes pretenden alcanzar la paz. De acuerdo con el ELN, el Gobierno pretende que los guerrilleros se desmovilicen y reinserten a la sociedad para poder estar en paz. Por su parte el ELN prefiere un proceso más igualitario en el que “ las dos partes se reconozcan tal cual son y no pretendiendo que uno desaparezca como condición para construir la paz”.

En el punto número cuatro, la tesis del ELN coincide con la de las Farc, en cuanto a la duración que deben tener estos diálogos. Mientras el Gobierno quiere “unos diálogos expeditos”, ambas guerrillas consideran que el proceso debe atenerse a sus propios tiempos para que éste sea exitoso.

Finalmente, el ELN pide que se reconozca a las víctimas y las comunidades excluídas, permitiéndoles la participación en un eventual proceso de paz. Para esta guerrilla, “las partes contendientes no pueden reemplazar ni las luchas ni las exigencias de las masas, sino estimularlas y hacerlas parte de la agenda”.

Compartir: