La reconciliación es fundamental para la paz

Compartir:

Ese es el precepto que maneja el VI Congreso Nacional de Reconciliación organizado por la Conferencia Episcopal de Colombia que inició hoy 30 de septiembre. El evento, que fomenta la reconciliación como condición fundamental para la paz estable y duradera, contó con la asistencia de más de 700 personas de todas las regiones del país.

Allí, se pretende dialogar con las comunidades más afectadas por el conflicto armado, para discutir diferentes opciones de paz y reconciliación, no solo en el marco de un postconflicto, sino también en medio del conflicto.

De acuerdo con el Arzobispo de Bogotá, el cardenal Rubén Salazar, al final del Congreso, que termina el próximo 2 de octubre, «se hará un pronunciamiento y se elaborará un documento que se enviará a las comisiones negociadoras de paz en La Habana».

Sin embargo, el Cardenal recordó a los colombianos que «la paz no solo es el acuerdo de La Habana, sino la construcción diaria de la misma». Según él, para esta construcción se necesita que «los colombianos cambiemos de mentalidad y dejemos de recurrir a la violencia como forma de conseguir lo que queremos».

Por su parte, monseñor Hector Fabio Henao, director de Pastoral Social Caritas Colombiana, afirmó que «la labor de la Iglesia Católica siempre ha sido construir puentes entre las distintas perspectivas y horizontes que existen frente al conflicto armado».

En esta medida, agrega que «la reconciliación es algo que no se puede imponer, porque es algo que está en el corazón de cada uno» y la Iglesia está haciendo todo un esfuerzo por llevar estos procesos a las comunidades. «Sabemos que hay mucho odio, mucha separación y queremos avanzar en el proceso de una paz, estable y duradera», agregó.

Según él, «el primer ejercicio de reconciliación es el reconocimiento de la dignidad de las víctimas y la idea es movilizarnos a favor de quienes han sufrido en la confrontación armada» y agregó que «también hay que crear espacios para que, quienes dejen las armas, puedan pensar en un horizonte nuevo».

Henao agregó que en el proceso de reconciliación, «es necesario buscar espacios en que los colombianos nos podamos sentar en una misma mesa y buscar acuerdos» y explicó que «eso es construcción de paz en el largo plazo» y por eso la Iglesia está pidiendo a las autoridades locales que establezca espacios de diálogo y reconciliación en sus territorios.

Monseñor Henao concluyó diciendo que «la idea de todo esto es que se haga justicia, se conozca la verdad y las víctimas sean reparadas».

Compartir: