No hay que criminalizar ni legalizar el consumo de drogas: Álvaro Uribe

Compartir:

El expresidente colombiano Álvaro Uribe pidió hoy no optar ni por la «criminalización del consumo» de drogas ni por su «legalización», como se ha hecho con la marihuana en Uruguay, en un encuentro sobre cohesión social celebrado en México.

«Creo que hay que buscar una política razonable que en mi concepto se da en una lucha implacable y severa contra el narcotráfico y el distribuidor, en una política muy envolvente de salud pública y de educación, y en una política eficaz de rehabilitación y no de cárcel del consumidor», afirmó Uribe (2002-2010).

Durante el World Business Forum Latinoamérica (WBF), que reúne a varios exmandatarios latinoamericanos y a empresarios, y a pregunta expresa, Uribe ofreció su postura ante la legalización incipiente de la marihuana en la región.

Recordó que a comienzos de los años noventa la Corte Constitucional de Colombia «descriminalizó la dosis personal de droga» a partir de una sentencia, lo que, a su juicio, incrementó el consumo en su país.

El tribunal colombiano despenalizó el porte y consumo de la dosis personal, en 1994.

«Hoy se habla de 1,7 millones de consumidores y de problemas con adicciones de más de 400.000 personas» en Colombia, indicó Uribe.

El exmandatario también dijo que en su país percibe hoy «una gran preocupación de padres de familia y estudiantes por la presión del narcotráfico, con una u otra droga de los distribuidores (…) sobre los establecimientos educativos».

Señaló que con todo y esos datos él no era partidario de «criminalizar la dosis personal», pero tampoco estaba de acuerdo «con la legalización».

A su modo de ver, un buen planteamiento ante el debate es el que está presente en la Constitución colombiana desde la reforma de 2009, que incluye medidas como «nunca llevar a la cárcel» al consumidor adicto, sino «ofrecerle todas las posibilidades de rehabilitación, tratamiento médico y hospitalización».

Además, la Carta Magna pide «darle toda la fuerza a políticas de educación, de salud pública, preventivas», y «al narcotraficante-distribuidor, llevarlo a la cárcel», recordó Uribe.

El expresidente de Colombia sostuvo que las llamadas «drogas suaves” no son inocuas, sino «caminos muy eficaces conducentes a la adicción hacia las drogas fuertes».

«En un país como Colombia yo no creo que uno pueda estar de acuerdo con la legalización», señaló Uribe, quien consideró que en el debate sobre la legalización del consumo hay algo que no se ha tenido en cuenta lo suficiente: el impacto de las drogas sobre la libertad del ser humano.

«Los elementos alienantes le afectan al ser humano el control sobre la voluntad y lo esclavizan. Por eso he creído yo que el tema de facilitar el consumo de las drogas no contribuye a la libertad, sino a la esclavitud del ser humano», apuntó.

Colombia es considerado como un gran productor mundial de cocaína y un importante proveedor de heroína a Estados Unidos y Europa.

En el World Business Forum Lationoamérica, que se celebra en el Centro Fox de San Francisco del Rincón, en el central estado mexicano de Guanajuato, participan el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, y varios exmandatarios de la región.

Entre esos expresidentes aparecen el mexicano Vicente Fox, el peruano Alejandro Toledo, los bolivianos Carlos Mesa y Jaime Paz Zamora, y los ecuatorianos Gustavo Noboa y Alfredo Palacio. EFE

Compartir: