Ofrece Papa su «apoyo pleno» a la lucha contra las armas químicas

Compartir:

Ciudad del Vaticano, 27 Sep (Notimex).- El Papa Francisco dio hoy su «pleno apoyo y aliento» a la lucha contra las armas químicas en el mundo, durante una audiencia que sostuvo en El Vaticano con Ahmet Uzumcu, uno de los líderes en ese campo.

El pontífice recibió al director general de Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (Opaq), a quien le refrendó su acuerdo al programa encaminado a acabar con los armamentos biológicos en el mundo.

«La audiencia había sido solicitada desde hace tiempo, pero la precipitación de la crisis en Siria, con el surgimiento de la cuestión del uso de armas químicas, le han dado una particular actualidad», dijo Federico Lombardi, director de la sala de prensa vaticana.

Recordó además que la Santa Sede tiene un delegado permanente acreditado en la Opaq, por eso se trata de una institución en la cual el Estado pontificio «está oficial y directamente presente e involucrado».

Por otra parte, El Vaticano difundió, también este viernes, un mensaje de Dominique Mamberti, Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, quien hizo pública su preocupación ante la proliferación de las armas nucleares.

El clérigo destacó que no se conseguirá avance alguno mientras que los Estados poseedores de armas nucleares continúen sin abandonar dichas armas.

“Con base en los términos del Tratado de no proliferación se impone a los Estados que se esfuercen ‘de buena fe’ para negociar la eliminación del arsenal nuclear», indicó.

«¿Se puede hablar de ‘buena fe’ cuando los Estados que poseen armas nucleares prosiguen modernizándolas a pesar de sus declaraciones sobre un futuro desarme nuclear?”, cuestionó.

El representante vaticano calificó de imprescindible el afrontar de forma sistemática y coherente los requisitos legales, políticos y técnicos para conseguir un mundo libre de armas nucleares.

Instó a comenzar lo antes posible los trabajos preparatorios para una convención o un acuerdo para la eliminación de las armas nucleares de forma gradual y verificable.

«Es hora de contrarrestar la lógica del miedo con la ética de la responsabilidad, fomentando un clima de confianza y diálogo sincero, capaz de promover una cultura de paz, basada en el imperio del derecho y del bien común», apuntó Mamberti.

Compartir: