Convocan a los salvadoreños a comicios entre polémica por denuncias de fraude

Compartir:

El órgano electoral de El Salvador convocó hoy los comicios presidenciales de 2014, cuyo padrón es de 4,9 millones de ciudadanos, en medio de polémicas por la denuncia del partido opositor de que hay «visos» de fraude.

La convocatoria oficializada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) «es el banderillazo de salida» hacia los comicios del 2 de febrero, resaltó el presidente de ese organismo, Eugenio Chicas.

Los magistrados del TSE firmaron el decreto de convocatoria en un acto celebrado en el centro ferial de San Salvador, al que asistieron candidatos presidenciales, diputados, dirigentes políticos y diplomáticos, entre otros.

«A nombre del TSE, convoco formalmente a las elecciones presidenciales de 2014», proclamó Chicas en su discurso.

El ganador de los comicios sustituirá al actual presidente salvadoreño, Mauricio Funes, para un mandato de cinco años (2014-2019).

Chicas destacó, entre las principales novedades de las próximas elecciones, que el voto residencial se aplicará en los 262 municipios salvadoreños, en la culminación de un proceso que comenzó con un plan piloto en siete municipios en 2006.

Asimismo, por primera vez podrán votar los salvadoreños residentes en el exterior, vía postal, específicamente desde «16 países», aunque la gran mayoría será en Estados Unidos y Canadá, donde vive «la mayor parte de nuestra diáspora», indicó.

De otra parte, el presidente del órgano electoral rechazó las denuncias de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) de que se gesta un supuesto fraude para favorecer al gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

«La institucionalidad del país garantiza de cabo a rabo todo el proceso electoral», declaró a los periodistas Chicas, quien en su discurso afirmó que «no cabe la descalificación y los anuncios de posible fraude».

Norman Quijano, candidato presidencial de ARENA, reiteró hoy a los periodistas que, como lo dijo el domingo, «hay todos los visos de que se está fraguando un fraude (…), de que esto está marchando mal».

Según ARENA, la fiscal electoral, Rosa Alvarado, es miembro del FMLN; el magistrado de ese partido opositor en el TSE, Walter Araujo, ha sido «corrompido», supuestamente para favorecer al oficialismo, y la empresa que se está contratando para transmitir los resultados de las votaciones es «cuestionada».

El secretario general del FMLN, Medardo González, negó ante los periodistas que Alvarado sea del partido oficialista y señaló que la denuncia de los dirigentes de ARENA «es una actitud política totalmente irresponsable» que asumen «porque las encuestas lo más probable que les estén diciendo es que van a perder».

«Hay 27 encuestas que dicen que vamos ganando y esa es la mayor preocupación de ellos (el FMLN), no de nosotros», afirmó Quijano por su parte.

El titular del TSE dijo que en total diez partidos políticos están habilitados para participar en las elecciones de 2014, aunque no todos han anunciado candidatos presidenciales.

Mientras Quijano representará a ARENA, el vicepresidente del país, Salvador Sánchez Cerén, inscribirá mañana su candidatura ante el TSE a nombre del FMLN.

Los minoritarios Partido de Conciliación Nacional, Partido Demócrata Cristiano y Gran Alianza por la Unidad Nacional forman el movimiento Unidad, cuyo candidato es el expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009).

Se suman René Rodríguez y Oscar Lemus, de los también minoritarios Partido Salvadoreño Progresista y Fraternidad Patriótica Salvadoreña, respectivamente.

Las encuestas publicadas en los últimos meses apuntan a que podría haber una segunda vuelta porque ni Sánchez Cerén ni Quijano alcanzan el 50 % de la intención de voto para ganar el 2 de febrero, mientras que Saca aparece en tercer lugar.

Compartir: