Policía rechaza versión sobre secuestro de recluso y reafirma que sí se fugó

Compartir:

Bogotá, 19 de Septiembre ¬_RAM_.- El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez, rechazó la versión de que el recluso Alexander Urrego Guerrero no se fugó, sino que fue secuestrado y advirtió que cuatro de los sujetos que ayudaron al reo a escapar fueron capturados, junto con el arsenal que utilizaron en la acción criminal.
Al efecto, advirtió que las imágenes de las cámaras de seguridad muestran el momento en que los cómplices irrumpen en el centro asistencial y en medio de una balacera ayudan al recluso a fugarse. No se observa que Urrego Guerrero sea forzado a salir, sino que corre libre junto a los sujetos armados.
José Luis Mozo, abogado del recluso Urrego Guerrero, atribuyó el plagio a importante información que posee sobre la identidad de las personas que asesinaron al teniente de la Policia, Mario Vianney Gamboa Murcia, hechos ocurridos en septiembre del 2011 en el barrio Ciudad Montes, al suroccidente de Bogotá.
El abogado no solo dijo que se trató de un secuestro, sino que además involucró a la policía en el hecho.
Concretamente mencionó a un policía identificado como Guillermo Alberto Unigarro, quien estaría implicado en el crimen del teniente Gamboa Murcia.
Al efecto, el general Martínez afirmo: “En este país todo es culpa de la Policía. No sé por qué piensan que en este país tienen la Policía criminal o que… Y es una policía que trabaja con mucho sacrificio. Si ese pelagato tiene pruebas de que su cliente fue secuestrado por policías pues que las muestre”.
Como lo hemos informado ampliamente aquí en la web de Radio Santa Fe, el recluso Urrego Guerrero escapó en una cinematográfica acción cuando cumplía una cita odontológica en un centro médico ubicado en la avenida Primero de Mayo con carrera 10ª. Bis.
Un comando fuertemente armado, integrado por cuatro sujetos que vestían gabardinas, irrumpió en el policlínico y en un minuto y 25 segundos sacó al recluso, huyendo con rumbo desconocido.
En una rápida acción, la policía ubicó poco después la camioneta blanca de platón en que los delincuentes escaparon, junto con las armas utilizadas en la operación.
El director de la Policía Metropolitana advirtió que cuatro compinches del recluso fueron capturados y se decomisaron dos fusiles de asalto, 2 subametralladoras, granadas y chalecos antibalas.
Además indicó que continúan los operativos de búsqueda del reo fugado en Bogotá y municipios aledaños, con base en información puntual y advirtió que su recaptura está próxima.
Reiteró la recompensa de hasta 30 millones de pesos por colaboración ciudadana que permita lograr este objetivo.
Precisamente, anoche, el juez 30 de control de garantías, legalizó la captura y cobijó con medida de aseguramiento a los cuatro capturados, todos integrantes de una misma familia.
Los detenidos son Leonardo Ignacio Olivares y su esposa Martha Cecilia Alarcón Ramírez, su hijo Juan Sebastián Caballero Alarcón y un tío materno identificado como Carlos Arturo Alarcón Ramírez, quienes negaron estar vinculados al hecho y señalaron del mismo a otro miembro de la familia de nombre Julio Roberto Alarcón, quien reside en Pereira, donde tiene un negocio de venta de repuestos para carros.
El recluso fugado Alexander Urrego Guerrero, está condenado a 47 años por los delitos de homicidio en la modalidad de tentativa, porte ilegal de armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Militares, concierto para delinquir, secuestro simple, hurto, simulación de investidura, receptación, falsedad marcaria y disparo de arma de fuego contra vehículo.
Se le vincula con bandas de atracadores y narcotraficantes.
Urrego Guerrero fue capturado, junto con otros 3 supuestos compinches, tras el asesinato del teniente Mario Vianney Gamboa Murcia, ocurrido el primero de septiembre de 2011 en el sector de Ciudad Montes.
En principio se dijo que el uniformado había muerto enfrentando a una banda de atracadores, pero posteriormente la fiscalía estableció que el teniente murió como consecuencia de un tiro en la cabeza en el interior de un taxi que conducía.
El 13 de diciembre de 2012, una juez especializada de Bogotá absolvió a Urrego y a los otros 3 capturados, identificados como Pablo Javier Gómez Sánchez, Francisco Ruiz García y Nelson Galindo Cano, argumentando que no se hallaron pruebas que relacionaran a estos sujetos con el homicidio y estableció que el disparo que recibió Vianey había sido propinado por la persona que lo acompañaba en el vehículo en el que se movilizaba, es decir, otro miembro activo de la policía.

Compartir: