¿Solo los imbéciles no cambian de opinión?

Compartir:

Por: Carlos Obregón

‘A este Gobierno lo cogió la tarde, a estas alturas, tres años después y cuando ya tiene el sol a sus espaldas, no ha podido entregar aún la primera doble calzada totalmente terminada. ¡Mucho tilín tilín y nada de paletas!’.

‘Para justificar la decisión de la venta de Isagen el Ministro Cárdenas plantea una falsa disyuntiva: o se avanza en la privatización de Ecopetrol o se remata a Isagen’.

‘No es de extrañar este bandazo, de oponerse primero a propiciar ahora la venta de Isagen, ya que según él “sólo los imbéciles no cambian de opinión”… (él = Santos)’.

Cualquiera puede pensar que las frases anteriores son extraídas de un debate en la Comisión Quinta del Senado. Que lo más probable es que las haya dicho el senador Jorge Robledo o un furibista como Juan Carlos Vélez.

La despachada anterior corresponde a uno de los nuevos ministros del gabinete del presidente Juan Manuel Santos y es reciente (agosto 8 de 2013). No es el ministro de Agricultura, ni el de Justicia ni la nueva jefa de Medio Ambiente.

Amylkar Acosta, conocedor como pocos de los temas de Minas y Energía, es el autor de esas y otras opiniones bien fundamentadas en contra de la venta de Isagen, en un ensayo que tituló “La fiebre privatizadora”.

¿Seguirá pensando lo mismo el nuevo ministro Acosta una vez tome posesión? Se embolató la venta de Isagen? ¿’Solo los imbéciles no cambian de opinión’?

Ciertamente: Una imagen vale más que mil discursos. La siguiente foto refleja la preocupación del gabinete… miradas perdidas, rostros austeros, caras largas…

Compartir: