Prima de salud para congresistas quedó sin efectos

Compartir:

El Consejo de Estado declaró la nulidad del artículo 4º del Decreto 801 de 1992 que ordenó el reconocimiento y pago mensual a los congresistas de una prima de salud equivalente al diez por ciento (10%) de su asignación salarial.

La Sección Segunda, con ponencia de la magistrada Bertha Lucía Ramírez de Páez, explicó que el Gobierno Nacional excedió sus facultades al ordenar el pago de dicha prima sin fijar condiciones o establecer los criterios que justificaran su pago.

Según la decisión, aunque la Ley 4 de 1992 obligaba el reconocimiento de una prima de salud a los miembros del Congreso, su pago estaba condicionado a circunstancias que lo justificaran. Sin embargo, el Presidente de la República estableció el monto sin fijar condiciones para acceder a ese derecho.

La sentencia precisa que esta es una de las prestaciones que el Legislador no estableció como obligatorias o forzosas, lo cual indica que era una pauta o directriz y no un mandato concreto. La Sala señaló que el reconocimiento de la prima de salud queda supeditado a que se configuren las circunstancias que lo justifiquen, por lo que reconocerla mensualmente por el solo transcurso del tiempo demuestra que el Ejecutivo la concedió por fuera de lo que la ley dispuso.

“Si el Ejecutivo al proferirlo incurrió en una omisión, por cuanto no determinó en cuáles circunstancias podría el congresista tener derecho al pago de lo que él denominó “prima de salud”, esto significa que la disposición acusada adolece de un vicio que acarrea su nulidad”, afirma la sentencia.

Artículo declarado nulo

Decreto 801 de 1992, Art. 4º.Los miembros del Congreso tendrán derecho al reconocimiento y pago mensual de una prima de salud, equivalente al diez por ciento (10%) de la asignación establecida en el artículo 1º del presente decreto, la cual no constituye factor salarial.

Compartir: