La cremallera azul y el hilo verde

Compartir:

Por Carlos Obregón

Se acabó agosto, mes de vientos, pero también de muchas tormentas. Las carreteras de Boyacá y Cundinamarca dejaron de ser la campiña de elevadas cometas para darle paso a la marcha campesina.

Este agosto –nombrado por los romanos para honrar al emperador Augusto— no solo hubo paros y protestas sino también mucha tormenta política.

En el fondo pareciera haber una única razón: la falta de claridad en la mayoría de los partidos sobre su futuro electoral. Y esa falta de claridad se está notando en el fracaso para afrontar las elecciones de 2014.

En el partido Conservador existe una tendencia a alejarse del Gobierno, pero las diferencias entre congresistas y senadores impiden dar ese paso.

Las relaciones de ese partido con el Gobierno se han deteriorado por el tema de La Haya y por las decisiones en materia de paz. Una junta conservadora anunció que propondrá una moción de censura para la canciller María Ángel Holguín y al mismo tiempo surgió resistencia para liderar la ponencia del proyecto de ley de referendo para la paz, que debe sustentar el senador Hernán Andrade.

Y hacia su interior hay vientos cruzados entre quienes desean que no haya candidato presidencial propio y apoyar la reelección de Santos y los que plantean una lista cremallera con el Centro Democrático –un conservador y un uribista alternados en la lista—y una alianza para apoyar un candidato presidencial cercano a Uribe.

Los otros que pasan un momento crítico son los verdes, que luego de anunciar un acuerdo con los Progresistas, cercanos al alcalde Petro, y Compromiso Ciudadano, afín al gobernador Sergio Fajardo, se dividieron.

El representante Alfonso Prada, cercano a Enrique Peñalosa, dijo que no cabía en esa foto con los petristas, mientras que Ángela Robledo, de tendencia mockusiana, llamó a Peñalosa paracaidista electoral.

Por su lado, Mockus da muestras de no volver a los verdes y le dijo a Semana.com: “No creo que uno deba unirse a una colectividad para superar un umbral, que siento que es la razón por la que algunas voces piden que vuelva”. En esas condiciones se ha ido quedando como un partido huérfano y dividido.

Cambio Radical, el partido de Germán Vargas, aún no encuentra camino ni líder que lo guíe, mientras en La U aún no logran elegir presidente que organice las elecciones de Congreso.

El Polo, que irá solo, anunciará este martes sus hombres clave en la lista: Jorge Robledo, Iván Cepeda, Alba Luz Pinilla y Alexander López. Han descartado alianzas con el Partido Comunista, la Marcha Patriótica y con Progresistas.

Los liberales tienen claro que no tendrán candidato y de momento están dedicados a buscar el reclutamiento de familiares de políticos de La U y Cambio Radical, algo que algunos ya denominan “transfuguismo en cuerpo ajeno”. Eso es, al parecer, la renovación, del trapo rojo.

Compartir: