Obama y Cameron defienden ataque contra Siria

Compartir:

El presidente Barack Obama y sus aliados intentaron convencer a legisladores y el público de la necesidad de atacar a Siria, aunque funcionarios reconocieron el jueves que carecían de evidencia concluyente de que el mandatario Bashar al-Assad ordenó a sus fuerzas usar armas químicas contra civiles.

Obama dijo el miércoles en la noche a los estadounidenses que un ataque militar contra Siria es del interés de la seguridad nacional tras el ataque con gas.

Por su parte, Gran Bretaña argumentó que las acciones armadas serían legales, aunque había signos de que cualquier medida será pospuesta hasta que los investigadores de Naciones Unidas (ONU) entreguen su reporte luego de culminar sus indagaciones en Siria.

Estados Unidos y sus aliados no poseen pruebas fehacientes de que Assad ordenó personalmente el ataque del 21 de agosto contra un vecindario controlado por rebeldes en Damasco, en el que cientos de personas murieron, dijeron funcionarios de seguridad nacional estadounidenses.

Evaluaciones secretas y un reporte aún no publicado que resume los datos de inteligencia estadounidense sobre el supuesto ataque con gas arrojaron un alto nivel de certeza de que las fuerzas sirias realizaron el ataque y que el Gobierno de Assad tiene responsabilidad, agregaron.

Mientras los inspectores de armas químicas de la ONU pasaban un tercer día revisando el área controlada por rebeldes donde ocurrió el ataque, el movimiento en el resto de Damasco seguía con normalidad, con presencia militar adicional pero pocos indicios de alerta elevada.

Un debate parlamentario en Londres reveló profundas dudas provenientes de la invasión a Irak el 2003. Tras ser presionado por legisladores, el Gobierno británico -jugador clave en cualquier incursión en Siria- prometió una votación decisiva luego de que los inspectores de armas de la ONU reporten sus hallazgos.

Naciones Unidas informó que los inspectores dejarán Siria el sábado y luego presentarán un reporte al secretario general Ban Ki-moon.

«Crimen monstruoso»
Francia y Alemania exhortaron al organismo mundial a entregar su reporte al Consejo de Seguridad para que tome una decisión lo antes posible «para que pueda cumplir con su responsabilidad respecto a este crimen monstruoso».

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia dicen que pueden actuar con o sin una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que probablemente será vetada por Rusia, aliado cercano de Assad.

Sin embargo, algunos países son más cautelosos: Italia dijo que no se unirá a una operación militar sin la autorización del Consejo de Seguridad.

Diplomáticos occidentales buscan una votación en el Consejo, de 15 miembros, para aislar a Moscú y demostrar que otros países apoyan ataques aéreos.

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad se reunirán nuevamente el jueves en la tarde, dijeron diplomáticos de la ONU, luego de una infructuosa reunión el miércoles sobre un borrador de resolución que autorizaría «toda la fuerza necesaria» en respuesta al ataque.

«Sería impensable proceder si existe una oposición abrumadora en el Consejo de Seguridad», dijo el primer ministro británico, David Cameron, al Parlamento.

Previamente, publicó el asesoramiento jurídico que recibió el Gobierno, indicando que estaba legalmente habilitado para tomar acciones militares por razones humanitarias contra Siria incluso si el Consejo de Seguridad bloqueaba la maniobra.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se unió a un coro de voces internacionales pidiendo cautela.

«Una mayor escalada probablemente llevará a más desplazamiento y elevará las necesidades humanitarias, que ya son inmensas», dijo Magne Barth, encargada de la delegación de CICR en Siria.

Las crecientes expectativas de un postergamiento en las acciones militares terminó el jueves con la ola de ventas de tres días en los mercados, aunque los inversionistas seguían pendientes de futuros disturbios en Oriente Medio.

Entregar un mensaje
Obama buscaba convencer a los estadounidenses preocupados diciéndoles que la intervención en Siria, donde más de 100.000 personas han muerto en dos años y medio de guerra civil, serviría a los intereses nacionales de seguridad.

«Si decimos de una manera clara y decisiva pero muy limitada (…) ‘dejen de hacer esto’, eso puede tener un impacto positivo en nuestra seguridad nacional a largo plazo», dijo a «PBS Newshour» en una entrevista televisada.

«Y puede tener un impacto positivo en el sentido de que las armas químicas no volverán a ser usadas nunca más contra civiles inocentes», agregó.

Aunque aclaró que aún no había tomado una decisión sobre una acción militar, Obama dejó pocas dudas acerca de que la opción no era si castigar a Siria por los ataques con gas sino cuándo hacerlo.

«Hemos concluido que el Gobierno sirio de hecho realizó esto», agregó Obama el miércoles por la noche.

Siria dice que no realizó los ataques con gas y culpa a los rebeldes. Washington y sus aliados sostienen que la negativa siria no es creíble.

Fuente: Reuters

Compartir: