El referendo: mensajes y riesgos

Compartir:

Por Carlos Obregón

Por la indiscreción de un senador, el Gobierno tuvo que apurar la presentación de un proyecto de ley que, de no sufrir tropiezos –y seguro que los tendrá–, permitirá que los colombianos digan sí o no a un acuerdo con las Farc.

El texto del articulado propuesto no le dice nada a quien lo lea. Si se aprueba, no pasa de ser otra ley, pero si se llegara a aplicar puede llegar a ser una de las normas más importantes para despejar el camino a la paz.

Su sola presentación envía muchos mensajes: que el proceso va bien, pero que hay que apurarlo; que la guerrilla debe ir abandonando la idea de una asamblea constituyente, y eso explica la pausa que pidieron el fin de semana; y que los aliados del Gobierno en el Congreso, si quieren la reelección, deben comprometerse con el proceso de La Habana.

El proyecto de referendo –que deberá ser aprobado a más tardar en noviembre— permitirá que los acuerdos con la guerrilla se puedan refrendar el día de elección de Congreso o en la presidencial de mayo. Luego hay que aprobar la ley contentiva del texto que será votado ese día.

Pero paro llegar hasta ese punto definitivo, existen muchos riesgos y obstáculos. Primero, superar las estrecheces de los tiempos para sacar adelante las leyes. Que la Corte Constitucional conceda que un referendo para refrendar la paz se puede votar el mismo día de elecciones –hoy está prohibido–. Que se firmen los acuerdos, por supuesto, para refrendarlos. Que la pedagogía sobre lo que se pactó y se va a aprobar o negar sea lo suficientemente efectiva.

Más de 4 millones de votos para aprobarlo o hundirlo no es tarea fácil y a eso se expone el Gobierno en unas elecciones como las de Congreso en las que cada candidato está dedicado más a conseguir votos para su curul que en los votos para la paz.

Ciertamente: “Los amantes pasajeros”, la última película de Pedro Almodóvar, no levanta vuelo. En este trabajo el buen director español perdió el rumbo, como sucede con el avión donde tiene lugar la película.

Compartir: