Gobierno se comprometió a inyectar recursos para el agro en 2014

Compartir:

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, aseguró que el presupuesto destinado al sector del agro será evaluado a través de las 4 mesas técnicas que se vienen realizando con los sectores del campo.

Luego de una reunión de casi tres horas con 30 representantes del sector agro en Casa de Nariño, Cárdenas dijo que el objetivo de estas mesas será estimar la inversión que será incluida en el presupuesto nacional para el 2014, teniendo presente la regulación y seguridad jurídica, los costos de la producción, la institucionalidad para el desarrollo e investigación, y la asistencia técnica.

“Por supuesto también mucho de esto va a requerir refuerzos en materia presupuestal para que podamos hacer estas inversiones. Aquí la palabra clave es inversión, para que podamos aumentar la productividad para que esto sea sostenible eso es lo que quieren los campesinos de nuestro país”, explicó el ministro de Hacienda.

Cárdenas advirtió que es necesario considerar distintas “vigencias fiscales” para atender todas las necesidades del sector agro.

Por su parte, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, Rafael Mejía, valoró que el Gobierno haya reconocido la necesidad de invertir mayores recursos para el campo. Sin embargo le planteó al Gobierno la posibilidad de decretar el estado de conmoción interior, debido a la crisis del gremio.

“Hemos dicho que se estudie la posibilidad bien sea total o parcial, de usar el artículo 213 del estado de conmoción interior. Hoy 8 días después los productores de papa no pueden llevar sus productos a las centrales de abastos, no se los compran, no los pueden vender, no los pueden sacar, se van a dañar y se va a perjudicar a ese sector. El más grave es el de la leche, hay 800 mil litros que no se están recogiendo y la contaminación ambiental va a ser fenomenal”, advirtió el presidente de la SAC.

Según Mejía, los problemas del agro radican en la baja rentabilidad para los productores, el alto costo de los insumos y el pesimismo sin precedentes en el sector.

Compartir: