Senador opositor boliviano agradece asilo a Brasil; Gobierno exige explicación‏

Compartir:

El senador opositor boliviano, Róger Pinto, agradeció «a Brasil y sus autoridades» por haberle concedido asilo político al llegar al país la madrugada del domingo, reportó la prensa local, mientras la Cancillería brasileña no se había pronunciado.

«Debo agradecer a todo Brasil y sus autoridades», declaró el senador derechista, según el sitio de noticias G1, que señaló que Pinto llegó a Brasilia.

«Espero que continúe mi asilo. Tengo asilo y espero que continúe», añadió el político, que estuvo 15 meses en la embajada de Brasil en La Paz y se declara un perseguido político.

La Cancillería brasileña no ha confirmado la llegada de Pinto a Brasil ni ha emitido ninguna declaración al respecto.

«Itamaraty no está manifestándose sobre ese asunto», declaró a la AFP un portavoz de la cancillería.

La prensa brasileña señala que el abogado de Pinto prepara una rueda de prensa para el lunes y que aún no está definido en qué ciudad vivirá.

El gobierno boliviano confirmó la madrugada del domingo que Pinto salió a Brasil y lo declaró «prófugo de la justicia».

«Luego de establecer contactos con la Cancillería brasileña, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia informa a la opinión pública que el Sr. Róger Pinto Molina huyó del país con destino a la República Federativa del Brasil», señaló una escueta nota distribuida a la prensa.

El documento añadió que «la fuga del país, convierte al Sr. Pinto en un prófugo de la justicia boliviana».

Contra Pinto «se encuentran vigentes cuatro arraigos o prohibiciones de abandonar el país por delitos comunes de corrupción pública con grave afectación económica al Estado Boliviano, uno de ellos con sentencia condenatoria de primera instancia», recordó el gobierno boliviano.

Pinto habría viajado por tierra al poblado brasileño de Corumbá, en el estado de Mato Grosso do Sul, limítrofe con Bolivia. Luego tomó un avión hasta la capital, Brasilia, según la prensa local.

El político boliviano llegó a Brasilia acompañado del senador brasileño Ricardo Ferraço, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. Según G1, Pinto viajó a Brasilia en un avión de familiares de Ferraço.

«Ya que el gobierno brasileño había dado asilo (…) no veo problema en la venida de él a Brasil que es, ante todo, un gesto de solidaridad humana. Fueron 455 días en condiciones de restricción y estamos ante un perseguido político por ausencia de democracia en Bolivia», declaró a la prensa el senador brasileño.

Pinto, de 53 años, había buscado refugio en mayo de 2012 en la legación brasileña en La Paz, argumentando persecución política tras presentar denuncias de corrupción contra el oficialismo.

Pese a que Brasil le había otorgado asilo político, el gobierno boliviano le negaba el salvoconducto alegando que su caso no era político sino judicial.

En junio, un tribunal de sentencia condenó a Pinto a un año de cárcel por daño económico al Estado, aunque su defensa replicó que se trata de «un fallo político» destinado a entorpecer su salida del país.

Fuente AFP

Compartir: