Uribismo será el contrapeso del poder en el Congreso: Valencia Cossio

Compartir:

Aunque su físico ha cambiado notoriamente, el garbo de la voz y sus apuntes siguen conservando a Fabio Valencia Cossio como uno de los dirigentes políticos que aún tiene peso en el país y que por eso mantiene un fortín electoral en Antioquia.

Hoy, alejado de su casa tradicional que es el conservatismo, Valencia dice que sigue en la política, al lado de Álvaro Uribe Vélez en el Centro Democrático, movimiento al cual le augura que será la sorpresa electoral para el Congreso.

Incluso, es tan optimista que ya tiene claro los dos escenarios que tendría el uribismo. Si pierden las presidenciales serán el verdadero contrapeso en el Congreso, pero sin ganan la Presidencia de la República, es para retomar el rumbo que se perdió con Juan Manuel Santos.

De los posibles senadores, de la incertidumbre conservadora con respecto al candidato presidencial, del proceso de paz y de su libro, habló Fabio Valencia Cossio.

Ayer conservador hoy uribista

– Se completó el tercer año de mandato de Juan Manuel Santos, ¿cómo califica su gestión?

La percepción que hay en el país es que todo ese empuje tan importante que se dio en la seguridad democrática se ha deteriorado. Aquí hay problemas en la seguridad, ya no hay la confianza inversionista que se dio con Uribe, ha habido deterioro en lo social, la guerrilla ha tomado un segundo aire. Todo esto crea un proceso de descontento grave. Esto no va bien, se perdió el rumbo y por eso estoy acompañando al expresidente Uribe en su campaña para encabezar una lista para Senado.

– ¿Entonces el Centro Democrático a la cabeza de Uribe llegará al Senado?

Yo creo que él tiene una gran oportunidad de renovar la clase política, de llevar gente nueva o con experiencia al Congreso, no tengo duda que va a producir un hecho político muy importante y no le pongo menos de 25 senadores y creo que debe aprovechar a llevar gente muy buena, de todos los sectores y que tenga visión política de país.

– ¿Habla que Uribe renovará la clase política ahora, pero cuando estuvo en el Gobierno estuvo con ellos?

Sí, pero esta es una nueva etapa, y no todos los políticos tradicionales son desechables, lo que yo digo es que su fuerza electoral y de opinión tan consolidada la gente va a votar es por él, por eso tendrá la capacidad de elegir gente que así no tenga caudal electoral sí tiene capacidad de servicio para Colombia. Por eso digo que debe hacer una lista cerrada y encabezada por él.

– ¿Pero será un partido de un caudillo y pocos líderes representativos?

Seguramente va a llevar en la lista gente muy representativa de la política, pero él puede mayoritariamente aprovechar ese caudal electoral para tener líderes sociales, académicos, sindicales, que es lo que necesita el país. Además la presencia de Uribe y ese nuevo equipo va crear una cosa que es importante para los colombianos, un verdadero contrapeso del poder. Hoy el gobierno no tiene oposición en el Congreso. El país necesita una oposición seria, que se convierta en alternativa de poder. No será una oposición que se opone sino que también propone.

– ¿A quiénes le va a morder electoralmente el uribismo?

Se lo va a hacer especialmente a la U, parte al Partido Liberal, habrá un gran sector independiente y también al Partido Conservador, y por eso le ha planteado al conservatismo, porque respaldo a Uribe como conservador, que hagamos una coalición con el Centro Democrático desde ya. Incluso si modifican la ley y hay posibilidad de hacer una alianza para las listas se podría pensar en hacerla unificada. Sería una lista que produciría entre 40 y 45 senadores. Lo mismo que en marzo los candidatos presidenciales del conservatismo y el Centro Democrático se sometan a esa consulta.

– ¿Ese candidato unificado si llegaría hasta la segunda vuelta?

Yo estoy absolutamente seguro que el presidente Santos no va a ganar en la primera vuelta, y que en la segunda le podemos ganar sin ninguna duda. La baja popularidad, la baja capacidad para ejecutar, los problemas de orden público, los problemas de la economía, van a conducir a que sea muy fácil derrotar al presidente Santos.

– ¿Pero usted me dice que el Centro Democrático será el contrapeso a Santos, es decir cree que si ganará o no la Presidencia de la República el uribismo?

No, contrapeso en el evento en que no se ganen las elecciones, o liderazgo si ganamos las elecciones que es lo que queremos. Uribe en el Congreso es el factor de encontrar el rumbo o para hacer una oposición que lleve al país a recuperar el rumbo.

– ¿A quiénes ve en la lista del uribismo en el Senado?

Le podría dar nombres al aire, pero por ejemplo en Antioquia y por nuestro lado, una persona como Ana Mercedes Gómez, haría una gran representación en el Senado de la República, en Santander está la exministra de Comunicaciones Marta Pinto, así puede mirar en cada departamento que hay personalidades con gran trayectoria y que serían expresiones nuevas en el Congreso y en la política nacional.

– ¿Uribe definitivamente ya dio el sí para la lista?

No tengo duda que el expresidente Uribe va encabezar la lista.

El conservatismo

– ¿Están renunciado los conservadores a la vocación de poder?

Me parece que la aptitud que asume ahora, en especial el sector parlamentario es desconcertante, un partido que no tenga vocación de poder tiende a desaparecer, por eso estoy de acuerdo con el presidente del conservatismo Omar Yepes quien ha planteado que deben tener candidato propio, porque desaparece o simplemente siendo un partido subalterno de vicepresidencias y subsecretarías.

Belisario Betancur llegó por una alianza, Misael Pastrana también, Andrés Pastrana igualmente, ahora debemos pensar una alianza, y lo más natural es que sea con Uribe, quien no sólo se ha robado la admiración de las bases conservadoras, sino que hizo un gobierno inspirado en los principios conservadores.

– ¿Pero si el conservatismo se va con el uribismo no es suplirse a lo que allí se disponga?

No tengo duda que el Partido Conservador tiene todas las posibilidades de ganar la confrontación interna, y que tengamos un presidente conservador y un vicepresidente del Centro Democrático.

Negociación repite errores

– ¿Por qué no es optimista con el proceso de paz, más cuando usted fue negociador en el Gobierno Pastrana?

Soy partidario de la paz y del diálogo como instrumento político para lograrlo, pero también he sentido la obligación de advertir sobre errores que cometimos en el Caguán, aunque también tuvimos aciertos. Pero lo negativo es que las Farc engañó al país, utilizó la zona de distensión como un recurso para fortalecerse, delinquir, para meter allá a los secuestrados, eso hizo que Colombia perdiera la esperanza de una paz duradera y estable por la falta de seriedad y voluntad política de la guerrilla. Además cometimos otros errores como dialogar en medio el conflicto. La gente nunca entiende que mientras uno estás en una mesa dialogando en nombre del Estado, al mismo tiempo la guerrilla esté secuestrando, matando, extorsionando.

– ¿Se repite la historia?

He dicho que lo que está pasando en la Habana es similar, hay una agenda que todos los días la cambia las Farc, no marcaron el tiempo del proceso y eso lo hace interminable y las Farc es especialista en dilatar. Dicen que no aceptan un día de cárcel, hablan de no entregar las armas, cosa que es absurda, un proceso de paz que no empiece con la desmovilización y entrega de armas no tiene sentido. Todo esto me lleva a pensar que siguen con el mismo criterio que tuvieron en el Caguán, y que como van las cosas esta sería una nueva frustración para los colombianos.

– ¿Va chocar el proceso de paz con el desarrollo la campaña presidencial?

Ya lo dijo el propio presidente Santos, esto se volvió un tema de campaña, la paz no puede ser como prestación a un proceso electoral.

Sus memorias

– El título del libro es «O cambiamos o nos cambian», usted en el libro dice que fue lo segundo, ¿por qué?

La crisis del Congreso, que en ese momento (1998) era la más grave después del Proceso 8.000 me llevó a decir esta frase en la posesión del presidente Andrés Pastrana porque realmente el Congreso ante la opinión estaba muy mal. Ahora que escribí el libro y repasando las cosas me di cuenta que esa crisis seguía, que estaba en las mismas condiciones, que ahora tenemos la crisis de la parapolítica, de la farcpolítica, de la corrupción, y que los niveles de popularidad son cada vez menores, pero adicionalmente la crisis de la justicia, la cual hoy está en niveles de decadencia, por eso ese título recobró vigencia y el libro es un llamado de atención de cómo de debe superar el fenómeno de las crisis institucional, e incluso pensar en una reforma estructural de la administración pública dándole mayor énfasis a las regiones.

– ¿Por qué se demoró en sacar memorias?

Después del Ministerio, que fueron dos años de mucha intensidad, porque además ya llevaba casi 40 años como servidor público, hice un paréntesis para dejar mis experiencias con un criterio de responsabilidad frente a las nuevas generaciones y al país, un país que me ha dado tanto me exige que siga opinando así no esté aspirando a ninguna dignidad.

– ¿Por qué comenzó el libro con la experiencia vivida con Álvaro Uribe?

El libro está desde la presidencia de Andrés Pastrana y luego con los 8 años con Álvaro Uribe, que fue mi trabajo en el Ejecutivo. Retomo desde la época de la universidad en donde fuimos compañeros con Uribe, pasamos por una época en que no colaboramos mucho, el uno y el otro revelados en sus partidos por las viejas estructuras, hasta que llegamos a la dificultad de gobernador de Antioquia, en el 94, en donde él ganó por un estrecho margen a nuestro candidato.

Después de la reconciliación con Uribe está todo el proceso que hicimos en Italia, el papel que jugué como su representante en las posibles negociaciones con la guerrilla tanto procesos de paz como intercambio humanitario, lo que demuestro son las vivencias que tuve con él, y relató la experiencia del ministerio en donde me tocó hacer aprobar en el Congreso el referendo que le daba la oportunidad de una segunda reelección, que fue declarado inexequible.

Fuente Colprensa

Compartir: