Fiscal Zamora expresó a Judicatura su preocupación por el futuro del caso Colmenares

Compartir:

BOGOTA, 02 de Agosto ¬_RAM_ En una carta enviada este viernes por la fiscal Marta Lucía Zamora al presidente de la Sala Admninistrativa de la Judicatura, magistrado Edgar Sanabria, la funcionaria judicial le solicitó al togado tener en cuenta la complejidad del caso Colmenares e insistió que la decisión del Alto tribunal de suprimir los juzgados adjuntos es un tropiezo grave para este proceso que lleva tres años.
En la misiva, la fiscal Zamora indicó que “dentro de dicho proceso se han presentado vicisitudes de marcada complejidad que han impedido que luego de aproximadamente 3 años de actividad procesal continua, a la fecha ni siquiera se haya podido iniciar la audiencia de juicio oral, traumatismos que se han originado en diversos factores y, aún por la dificultad misma de la investigación”.
Advirtió que tras 11 meses de iniciarse la audiencia preparatoria para el juicio en contra de las implicadas Laura Moreno y Jessy Quintero “aún no se ha podido dar finalización a esta etapa procesal”, y agregó que “la audiencia se encontraba en un momento aún más trascendental; aquel en el que el Juez decide cuáles son las pruebas, que de las solicitudes efectuadas por las partes, serán decretadas para su práctica en juicio oral, encontrándose fijada la audiencia para adoptar dicha decisión el 14 y 15 de agosto del presente año”.
Marta Lucia Zamora indicó que “la supresión del Juzgado 11 Penal del Circuito Adjunto de Bogotá con funciones de conocimiento demandará que la audiencia programada para los días 14 y 15 de agosto del corriente año no se pueda celebrar, o lo que es lo mismo, que la decisión que se ha esperado por 11 meses, no se vaya a adoptar y que se tenga que prolongar hasta que otro Despacho en cabeza de otro funcionario revise múltiples sesiones de audiencia y se fije la fecha para poder conocer la misma, situación que como se ha evidenciado, es altamente compleja”.
La Fiscal pidió a la Judicatura “que se adopten las medidas razonablemente diligentes, presupuestalmente posibles y administrativamente necesarias para efectos que se pueda conjurar esta situación causando el menor perjuicio posible para un proceso tan accidentado, complejo, mediático y prolongado, evitando así su dilación, en procura de los derechos de las procesadas al plazo razonable para la resolución de su situación jurídica, de las víctimas a la verdad, justicia y reparación y de la sociedad, en garantía de un verdadero acceso a la administración de justicia”.

Compartir: