Con spray de gas pimienta una mujer frustró atraco masivo en Transmilenio

Compartir:

Un sujeto que trató de atracar a por lo menos 15 pasajeros de Transmilenio, fue reducido por una mujer que le aplicó una dósis de gas pimienta con un spray. El frustrado atracador, además, recibió una paliza de los usuarios, que tuvo que ser trasladado a un centro asistencial cercano.
El hecho se registró en la Estación Marly de la Troncal de la Caracas, confirmó a Radio Santa Fe el comandante de la Policia del sistema, coronel Jorge Palomino, quien señaló que el antisocial, en aparente estado de embriaguez o bajo los efectos de sustancias sicoactivas y al parecer sin arma alguna, penetró por una puerta lateral de la instalación y exigió dinero a los usuarios.
Inmediatamente, una señora que se encontraba cerca al sujeto, sacó un spray pimienta y se lo aplicó dejándolo fuera de combate.
La dama que utilizó el aerosol quimico, no fue detenida, pues según el coronel Palomino, este gas es considerado un arma “no letal” para defensa personal que es permitida a nivel mundial y que inclusive utiliza la policía nacional, junto con otros dispositivos de igual carácter como son los choques eléctricos.
Concretamente estableció que en la Convención Mundial de Armas Quimicas celebrada en 1972 se prohibió el gas pimienta para uso en la guerra, pero dejó libre la utilización para defensa personal.
Subrayó además que hasta ahora ningún país ha legislado sobre el uso de este tipo de armas.
De acuerdo con la literatura científica que hay sobre el particular, el gas de aceite de pimienta, causa el cierre inmediato de los ojos, dificultad de respiración, picor de nariz y tos.
La duración de sus efectos depende de la fuerza del aerosol, pero el efecto completo medio dura alrededor de 30 a 45 minutos, con efectos disminuidos que duran horas.
El gas pimienta, algunas veces también llamado aerosol pimienta, es un compuesto químico creado artificialmente en el laboratorio a partir de la oleoresina de capsicum (OC), un aceite que se encuentra de forma natural en muchos tipos de pimientos picantes. Entre estos los más comunes son el pimiento de cayena y los chiles, que poseen esta oleoresina en grandes cantidades.
Este aceite posee altos contenidos de la llamada capsaicina, la cual en el organismo provoca una fuerte irritación.
Lo que hace en el cuerpo es provocar una profunda irritación, una sensación de picazón muy molesta y un ardor generalizado sobre todo en las vías respiratorias. Al ser disparado al rostro del agresor, ataca en los ojos, las cavidades nasales, la piel, la garganta y el sistema respiratorio.
Si alguna vez ha probado un pimiento picante de este tipo sabrá los efectos: una sensación de calor intenso, como si algo se estuviera quemando.
Eso no es todo, lo que ocurre luego es que la sensación se prolonga en el tiempo y se hace difícil librarse de ella por completo.
Es una sustancia inodora, incolora e insípida pero de la cual basta tan solo 1 mililitro para causar una ampolla en la piel.
Luego de extraer la esencia de este aceite, se manipula y se mezcla con otros elementos como soluciones de agua y aceites. Luego se coloca en un aerosol (spray). Así se hace posible su uso como aerosol y se facilita que pueda dispararse hacia donde uno desea.
Estos contenedores hacen que además se puedan transportar a distintas partes, que el gas tenga un alcance mayor y que se pueda pulverizar en las cantidades que sean necesarias. Existen tres patrones en los que se dispara o pulveriza un aerosol:
Mediante un chorro: se expulsa un pequeño chorro del líquido que concentra el mismo en dirección al lugar al que se dispara, aunque a veces controlar la eficacia del disparo puede ser algo difícil.
Mediante una neblina: se expulsa una neblina menos concentrada pero que cubre un área mayor, aunque puede darle menos alcance al disparo.
Mediante una bruma: se expulsa una bruma que funciona de forma similar a la neblina pero que tiene un rango de pulverización más amplio y certero
Los aerosoles de pimienta suelen comercializarse en envases lo suficientemente pequeños para transportarse o disimularse en un bolsillo o un bolso. Los aerosoles de pimienta también pueden ocultarse incluso en los anillos. También existe un proyectil de aerosol de pimienta, que puede dispararse desde una pistola de paintball.

Compartir: