Romney se lleva la corona de las primarias republicanas del ‘Supermartes’

COLUMBUS, EEUU — El moderado Mitt Romney se llevó la corona del ‘Supermartes’ al ganar en seis de los diez Estados de EEUU donde los republicanos celebraban elecciones primarias, entre ellos el crucial Ohio, que debió pelear voto a voto con su principal rival, el conservador Rick Santorum.
El multimillonario mormón ganó en Idaho y Alaska, al noroeste del país, y en los nororientales Virginia, Vermont, Massachusetts y Ohio, este último con sólo un 38% de los votos, frente al 37% que obtuvo Santorum, según proyecciones de la televisión norteamericana CNN, que en Alaska (último Estado en disputa) dieron un 33% a Romney y un 29% a Santorum.
Por su parte, Santorum se anotó Tennessee (este), Dakota del Norte (centro-norte) y Oklahoma (centro-sur), también según proyecciones de los principales canales del país. El ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, que necesitaba una victoria para seguir en la carrera, ganó cómodamente en su Estado natal de Georgia (sureste), mientras el cuarto contendiente, el congresista tejano Ron Paul, quedó fuera de la fiesta.
Pero Ohio era el trofeo de una jornada donde a nivel nacional hay unos 437 delegados en juego sobre los 1.144 que necesita un precandidato para asegurarse la investidura del partido, en la apuesta republicana por desbancar al presidente Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre.
Con 63 delegados sobre la mesa, Ohio es uno de esos bastiones políticos que no pertenecen a nadie y se considera un ‘swing state’, que en cada elección cambia de color político. En su centro de campaña en Boston, Massachusetts, Romney arengó a unos 1.000 simpatizantes.
«A los millones de estadounidenses que cuando miran alrededor sólo ven los trabajos que no tienen y las facturas que no pueden pagar, les tengo un mensaje. Ustedes no han fracasado. Ustedes tienen un presidente que fracasó. Y esto va a cambiar», aseguró el precandidato, un multimillonario de 64 años, de corte moderado dentro del partido.
Mientras, Santorum, un devoto cristiano de 53 años, decía a un puñado de seguidores en Ohio: «Ésta es una gran noche, con muchos estados en juego. Vamos a ganar en algunos. Vamos a perder en otros. Pero por ahora, ya estamos en carrera para llevarnos algunas medallas de oro y una buena cantidad de medallas de plata».
Santorum, ex senador de Pensilvania, ha ido ganando peso en las filas más conservadoras del país con su discurso de oposición al aborto, a la cobertura del acceso a anticonceptivos y críticas al principio de separación de la iglesia y el Estado.
Pero tuvo que enfrentar reproches luego de haber acusado a Obama de esnob por pretender que todos vayan a la universidad. «Ganamos en el oeste, en el medio-oeste, en el sur y estamos listos para ganar en todo el país», había dicho a sus filas.
Pero sus puntos de vista radicalmente conservadores lo han alejado de los republicanos más moderados y, tras el resultado de Ohio, los republicanos se cuestionarán seriamente sus posibilidades como candidato a presidente.
Al mismo tiempo, si bien Romney ganó la mayoría de los diez estados en disputa, evidenció dificultades para atraer a los electores del sur al perder ante Gingrich en Georgia y Santorum en Tennessee y Oklahoma.
La diversidad de los resultados -y lo cerrada que fue la batalla en Ohio- muestra que aún queda un largo camino por andar en la batalla estado por estado previa a la convención republicana de agosto.
«Quiero un hombre de negocios, alguien que comprenda (las nociones de) pérdida y ganancia y que se encuentre en posición de luchar contra su adversario», aseguró Hank McCormick, de 65 años, tras votar por Romney en Ohio.
Por su parte, Harry Young votó por Santorum. Pero este ingeniero de 60 años duda que alguno de los dos candidatos pueda imponerse a Obama, porque «se han dirigido muchos ataques el uno contra el otro», lamentó.
Romney ampliará ahora su base de delegados, pero la ruta no está decidida ni mucho menos: aún quedan 32 estados o territorios no incorporados (como Puerto Rico). Por el momento, ha ganado en 13 estados, mientras Santorum venció en siete y Gingrich en dos. Paul no se ha anotado ninguna victoria. Los delegados representarán a su candidato en la convención nacional del Partido Republicano de agosto en Tampa (Florida), de la cual saldrá el rival del demócrata Obama.

Compartir: