Campesinos del Catatumbo habrían contactado a mineros para convocar paro

Compartir:

Hasta ahora la comunidad de Soto Norte, Santander ha recibido llamadas de los promotores de la protesta en el Catatumbo, en las que, haciendo alusión a las problemáticas por la minería y afectación económica, se incita a protestar, bloquear las vías y unirse al paro de campesinos para que el Gobierno Nacional “los tome en serio”.

De acuerdo con el alcalde de Tona, Francisco González, “las autoridades de Soto Norte tienen conocimiento de llamadas a algunos líderes en las que se incentiva desde el Catatumbo a que se sumen a los paros campesinos. Desconocemos las intenciones, pero los motivan a realizarlo por el tema minero y el abandono del Estado en la zona”.

Al respecto, el vocero de los mineros de Suratá, Edwin Esteban, confirmó los acercamientos y llamadas desde el Catatumbo. “Es cierto que han llamado (líderes del Catatumbo) a voceros de Soto Norte. Independientemente de esa situación, ya hemos tenido varias reuniones en la provincia contemplando la posibilidad de entrar en paro, pero quisiéramos no tener que ir a las vías de hecho. Esperamos se pueda resolver por las buenas y de manera diplomática la situación, y no tener que atravesarnos en la vía a Cúcuta, hecho que afectaría directamente a Berlín y a la economía de la región”.

A su turno, el alcalde de Matanza y presidente de la Asociación de Municipios de Soto Norte, Orlando Lizcano, manifestó a Vanguardia.com que estas incitaciones responden “a que ven como algo frágil la presencia del Gobierno Departamental y Nacional en la zona. Estamos en la posición de no permitir que se involucre en estas protestas a la zona”.

Exigen atención del Gobierno
Ante esta problemática, los mandatarios locales de Vetas, California, Suratá, Matanza, Charta y Tona pidieron al Gobierno Nacional, a través de una carta enviada al Presidente de la República Juan Manuel Santos, “que por favor nos atienda, que nos dé un espacio, que nos escuche… Somos comunidad de bien, estamos saliendo de una crisis de inseguridad y violencia que nos afectó hace 20 años, y no queremos volver a lo mismo”, recalcó el Alcalde de Matanza.

En la misiva, los alcaldes de Soto Norte, en la actualidad agrupados como asociación para visibilizar las problemáticas de estos municipios, exponen las afectaciones económicas y sociales que enfrentan desde la declaratoria del Parque Natural Regional Páramo de Santurbán (enero de 2013) y la delimitación o línea de páramo, que actualmente estudia el Ministerio de Ambiente.

El alcalde de Vetas, David González, afirmó que se le informó al Presidente de la República los más de “1.500 empleos directos e indirectos que se han perdido en la región… Este desempleo acarrea un problema de seguridad e ilegalidad, porque el Gobierno incita a que la gente se vuelva ilegal por la urgencia de sostener su familia. Hacemos un llamado al Gobierno Nacional para que nos den la oportunidad de trabajar de manera amigable, con la aplicación de un protocolo o políticas que permitan la relación: trabajo, medio ambiente y comunidad”.

A su turno, el alcalde de California, Víctor Armando Arias, pidió la inclusión de políticas de inversión en Soto Norte. “Queremos que el Gobierno Nacional nos preste atención. No estamos ni en el Contrato Plan, que se acaba de firmar, ni en las políticas de inversión de regalías… Pedimos al Presidente una cita para que nos escuche y para que se brinde una mayor inversión a la provincia. Que nos ayude a incentivar las economías locales y den claridad en las políticas de la minería”.

Finalmente, el alcalde de Charta, Ezequiel Suárez Villabona, manifestó que, aunque no son mineros, la economía de Soto Norte registra pérdidas por el efecto dominó que deja la crisis minera. “No somos mineros, pero tenemos gente que trabaja en Vetas y California, y que se ven afectados por los despidos masivos. En cuanto a la parte agrícola, sacamos 20 toneladas de mora en la semana y los precios han bajado. Una libra de mora está en $150. Si una persona vende cuatro arrobas en la semana, obtiene de $20 mil a $30 mil en la semana y eso no alcanza”.

Compartir: