labor de la ONU en Colombia será clave cuando «se hayan silenciado los fusiles»

Compartir:

BOGOTA, 27 de Julio _RAM_ El presidente Juan Manuel Santos explicó que su gobierno nunca dudó en renovar el mandato de la ONU en Colombia, y que por el contrario busca reforzar su participación en la fase de consolidación del proceso de paz.
“Nosotros no tenemos sino motivos de agradecimiento por la labor de la ONU en Colombia. Compartimos esa misión de defender los derechos humanos”, dijo el jefe de Estado.
Santos señaló que llegó a un acuerdo con la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navy Pillay, de renovar ese mandato en octubre del próximo año para que sea la nueva administración la que decida el papel que debe desempeñar ese organismo humanitario.
“En octubre del año entrante cuando entre una nueva administración, no sé si sea yo o alguien más, pero que sea ese gobierno el que decida el nuevo mandato para que esa ofician participe activamente en la tercera fase del proceso de paz”, explicó el presidente Santos.
El jefe de Estado se declaró optimista de que para esa fecha “se hayan silenciado los fusiles” y la oficina de la ONU pueda ser garante del proceso de justicia transicional y de los procesos de reparación a las víctimas de la violencia.
“Algunos han querido señalar ese hecho como negativo, al contrario es un compromiso de renovar esa participación tan valiosa en nuestro país”, puntualizó.
La polémica suscitada por la permanencia de ese organismo internacional en Colombia arrancó a partir de unas declaraciones del propio presidente Santos, en las que ponía en duda la necesidad de contar con la presencia de una oficina del organismo en el país.
«Le voy a decir (a la Alta Comisionada de la ONU) que estamos discutiendo si realmente vale la pena prolongar ese mandato, o si se prolonga sería por muy corto tiempo, porque Colombia ha avanzado lo suficiente para decir: no necesitamos más oficinas de derechos humanos de las Naciones Unidas en nuestro país», señaló el presidente.
La advertencia de Santos llegó pocos días después de que este organismo de la ONU y el Gobierno se enzarzaran en una polémica ya que el Ejecutivo consideró «irresponsables» las denuncias de la organización sobre los excesos de la fuerza pública en las protestas campesinas de la región del Catatumbo.
Además, el anuncio de Santos contrastó con la decisión avanzada por el vicepresidente, Angelino Garzón, en abril pasado durante su visita a Ginebra, cuando anunció la ampliación del mandato del Gobierno con esta Oficina por un período de tres años, hasta 2016.
Finalmente, y tras reunirse con el propio Santos, Pillay consiguió la ampliación de un año del mandato del Alto Comisionado en Colombia, desde el 1 de noviembre de 2013 hasta el 31 de octubre de 2014, acuerdo que selló con la canciller María Ángela Holguín.
Pero ante la amenaza de tener que abandonar Colombia a medio plazo, Pillay advirtió al Gobierno de que el organismo que ella encabeza tiene una estructura suficientemente grande como para cumplir su mandato sin estar en el país.

Compartir: