«Vale la pena apostarle a la reconciliación y la paz»: «Timochenko»

«Para que otros militares y policías (no) sigan muriendo, sigan siendo heridos, o sigan cayendo prisioneros (…) creemos que vale la pena intentar romper ese círculo maldito y apostarle más bien a la reconciliación y la paz», expresó alias Timochenko en una misiva enviada a Marleny Orjuela, líder de Asfamipaz. En el comunicado,  el líder de las FARC  reitera el compromiso de no continuar con los secuestros.

Orjuela fue elegida por las FARC para que gestione la logística de las liberaciones de los últimos diez soldados y policías secuestrados.

Alias Timochenko denunció: «cuando públicamente asumimos el compromiso de no realizar retenciones con fines financieros, culminamos un proceso interno promovido por el camarada «Alfonso Cano», encaminado a poner fin definitivamente a esa práctica, los mismos predicadores de la guerra salen a descalificar ahora con rebuscados pretextos».

Considera igualmente que «no deberían morir militares ni policías (…) ni guerrilleros.Quizás fuera mejor que no existieran ni los unos ni los otros. Que no tuviéramos que hablar de prisioneros de ambos bandos», anotó Timochenko en otra parte de la carta.

El anuncio lo hacen una semana después de haber informado a través de un comunicado divulgado en su página web, que las FARC se comprometieron a acabar con el secuestro como fuente de financiación y arma de guerra, y amplió de seis a diez la cifra de policías y militares secuestrados que liberarán y que son los últimos uniformados que tiene en su poder.

Los cautivos son los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza; así como los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero y Wilson Rojas Medina.

Compartir: