Atribuyen muertes en Córdoba a lucha entre bandas

La guerra intestina de bandas de tráfico de drogas y extorsión es la causa de una ola de homicidios ocurrida esta semana en el noroeste del país y que ha dejado 11 hombres muertos en distintos puntos del departamento de Córdoba, en el noroeste colombiano, dijo la policía el viernes.

Al menos cinco de los asesinatos ocurrieron el miércoles en dos distintas barriadas de Montería, capital de Córdoba, y a unos 500 kilómetros al noroeste de Bogotá, según la gobernación. Los otros asesinatos ocurrieron en localidades como Valencia y Lorica, que están de un extremo a otro de Córdoba.

El director de la policía nacional, general José Roberto León, dijo en conferencia de prensa que «varias de esas personas (asesinadas) corresponden a personas que tiene antecedentes judiciales» y que «la información preliminar que tenemos es por una guerra por asuntos del microtráfico» y extorsión.

En Córdoba «la preocupación principal es el fenómeno de la microextorsión», dijo León.

En Colombia se conoce como microtráfico de drogas y microextorsión esos negocios ilegales de venta de drogas o de exigencia de dinero, pero en pequeñas cantidades para evitar llamar la atención de las autoridades que igual destacan la violencia que pueden desatar esas bandas.

El gobernador de Córdoba, Alejandro José Lyons, dijo en diálogo telefónico que tal ola de asesinatos, todos bajo la misma modalidad de pistoleros en motos que asesinaron a sus víctimas a tiros, no se presentaba en años en aquella región y en la que se espera la visita el sábado del presidente Juan Manuel Santos para uno de sus tradicionales consejos sabatinos.

Con al menos 1,6 millones de habitantes, Córdoba tuvo el año pasado unos 300 asesinatos, un 45% por debajo del 2011, según el gobernador. En lo que va del 2013, los homicidios suman unos 150, añadió.

«La problemática es la extorsión y la microextorsión… dicen que de Los Urabeños pero no tenemos hoy una información confiable que nos permita afirmar que se trata de esa organización», dijo Lyons.

La banda ilegal está integrada por ex paramilitares, narcos y criminales comunes.

Según el gobernador, tenderos o pequeños comerciantes en Montería han denunciado que son extorsionados para pagar 40.000 a 50.000 pesos a la semana (21 a 26 dólares), mientras estaciones de venta de combustible reciben demandas de pagos de un millón de pesos (unos 520 dólares) al mes.

Lyons se quejó porque «tenemos un problema de inteligencia (policial)… si a esta fecha no sabemos quiénes son esas personas» asesinadas o quiénes son los extorsionistas.

Fuente AP

Compartir: