El negocio de la llegada del bebé real

Compartir:

No se sabe aún si el primer hijo de Guillermo y Catalina será niño o niña, pero lo que sí se ha estimado a ciencia cierta es todo el dinero que traerá bajo el brazo el ya conocido como ‘Baby Cambridge’: unos 243 millones de libras (282 millones de euros al cambio).
Los británicos, tan pragmáticos, han calculado hasta el último centavo que la ‘baby fever’ puede aportar a su economía, que acaba de ser revisada por cierto al alza por el Fondo Monetario Internacional. En cierto modo comienza a hablarse ya de un ‘efecto Kate’, hasta cierto punto comparable con el ‘efecto olímpico’ del año pasado por estas mismas fechas.
Según un exhaustivo análisis del mercado, a cargo del Centro para la Investigación de Venta al Por Menor (CCR), los británicos y los turistas se gastarán estos días 56 millones de libras (64 millones de euros) en souvenirs relacionados con el bebé real, más 76 millones (88, en euros) en libros, DVDs y números especiales de prensa, más 24 millones (casi 28, en euros) en juguetes, y 25 millones (29 millones de euros) de comida para fiestas, y 62 millones (72 millones de euros) en champán y en vino espumoso…
La Royal Collection Trust ha lanzado la casa por la ventaba con el pijamilla para niño de guardia real que está causando furor entre las madres primerizas. Y eso por no hablar del ubicuo osito de peluche con la Union Jack que pasa de mano en mano estos días, y lo que aún quedan.
Los negocios de los abuelos
Hasta el propio abuelo, el Príncipe Carlos, se ha apuntado a la fiebre con los zapatitos hechos a mano y los sombreritos comercializados a través de su «marca» Highgrove. La abuela Carole Middelton no ha querido quedarse atrás y ha anunciado que su compañía especializada en productos para fiestas infantiles, Party Pieces, lanzará varias promociones temáticas alrededor del ‘baby royal’.
Tazas conmemorativas. | AFP
La revista ‘Hello!’ se ha sumado también con las 2013 medallas conmemorativas, acuñadas por The Royal Mint, y que serán regaladas a los aproximadamente dos mil niños y niñas que nazcan el mismo día en el Reino Unido.
Los grandes fastos reales provocan una aumento repentino de las ventas al por menor, y eso es algo muy estudiado por los expertos en marketing, que consideran a la Casa Real como el mayor contribuyente de la «marca» Reino Unido. La boda de Guillerno y Catalina disparó las ventas mensuales un 6,9%, mientras que el Jubileo de Diamantes de la Reina llegó al 3,5%.
Hasta cierto punto el ‘efecto Kate’ se dejará sentir a medio y largo plazo. Al fin y al cabo, la Duquesa de Cambridge tocará durante meses con su varita a la más amplia gama de productos para bebés. Tan sólo el rumor de la compra un carrito azul de la marca Bugaboo ha disparado un 13% las ventas.
Joshua Bamfield, al frente del CRR, habla con razón de la «bonanza real». «En momentos críticos para la economía, siempre viene bien un motivo de celebración que como éste», apunta el experto en marketing. «Y no son sólo los británicos quienes lanzarán la casa por la ventana, también se apuntarán los turistas. Incluso al otro lado del Atlántico hay un interés renovado estos días por los souvenirs reales que se prolongará durante meses».

Fuente AFP

Compartir: