Gobierno colombiano suspende diálogo con campesinos que protestan

BOGOTÁ — El gobierno colombiano suspendió el diálogo con los campesinos que protestan desde hace un mes en la región del Catatumbo (noreste), en la que han muerto cuatro manifestantes, y condicionó su reanudación al fin del bloqueo de las vías que han aislado la zona, anunció este jueves.
Tras llamar a los voceros de los campesinos «a reflexionar», la delegación del gobierno en los diálogos invitó a los campesinos a que «levanten los bloqueos y retornen a la normalidad, y continuar así con los diálogos», según un comunicado divulgado por el ministerio de Agricultura.
Hasta el momento los voceros de los campesinos no han respondido a esa decisión, aunque la Iglesia católica hizo un llamado a retomar las conversaciones.
«Quisiéramos que se siguiera dialogando porque es la única solución a los conflictos. Hay que hacer un esfuerzo para reanudar los diálogos y mantenerse en los diálogos», dijo el cardenal Rubén Salazar, quien pidió a ambas partes que «no vuelvan rígidas las posiciones».
Los delegados del gobierno del presidente Juan Manuel Santos (centro-derecha) habían iniciado el diálogo el martes en la zona donde desde hace un mes comenzó la protesta, inicialmente en contra de la erradicación de cultivos de coca, aunque posteriormente se agregaron otros reclamos sociales y la petición de la creación de una zona de reserva campesina.
El tema de la zona de reserva campesina, «un inamovible» para los manifestantes, ha impedido el avance de la negociación, refirió este jueves el ministro consejero para el diálogo social, Luis Garzón, quien forma parte del equipo negociador del gobierno.
Garzón explicó que el gobierno no puede decretar en este momento la zona de reserva campesina en el Catatumbo debido a que requiere de un trámite legal y porque choca con la discusión del tema en las negociaciones de paz que el gobierno de Santos adelanta en Cuba con la guerrilla comunista de las FARC.
«Los campesinos tienen razón en (quejare por) la ausencia del Estado (en la zona), pero han sido utilizados para una estrategia política que está ligada a (las negociaciones de) La Habana», dijo Garzón.
En días recientes, el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón y el director de la Policía, general José Roberto León, aseveraron que las manifestaciones en el Catatumbo han sido infiltradas por las FARC, señalamiento rechazado por los dirigentes campesinos.
Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), con unos 8.000 combatientes, es la principal guerrilla del país y la más antigua de América Latina, con 49 años de lucha armada.

Fuente AFP

Compartir: