Director de la Policía afirma que sí se está combatiendo el soborno en la institución

Compartir:

El director de la Policía Nacional, general José Roberto León Riaño aseguró hoy que la institución sí está combatiendo el soborno entre sus integrantes y que prueba de ello es la destitución de más de 100 agentes de la Policía de Carreteras que exigían la tradicional “mordida” a cambio de no imponer multas y la captura de 10 uniformados en el Cauca que habían impuesto “vacun” a guerrilleros y narcotraficantes.
Las precisiones las hizo a propósito de una encuesta de Transparencia Internacional, según la cual, el 27 por ciento de los colombianos interrogados admitió haber pagado sobornos a la Policía y el 19 por ciento a funcionarios de la rama judicial.
“No hay tolerancia frente a los que se marginaban de los principios y valores institucionales, toda la drasticidad y la decisión firme de contrarrestar ese fenómeno”, señalo el general León Riaño.
El oficial sostuvo que la Policía ha reforzado todos mecanismos para combatir las prácticas corruptas y que “dentro de su tónica de transparencia permanentemente vive haciendo investigaciones internas y cuando encuentra integrantes que se han desviado de los principios, de manera inmediata procede a coordinar con la Fiscalía la judicialización y procede a retirarlos de facto”.
Al efecto, destacó que se aumentó el número de investigadores de la Oficina de Asuntos Internos, que es la entidad encargada de realizar contra-inteligencia para prevenir y destapar acciones ilegales de los integrantes de la fuerza pública.
Además señaló que se esta utilizando el polígrafo para seleccionar el personal destinado a cargos sensibles.
Según el general León Riaño, la consigna ha sido “cero tolerancia” frente a quienes se marginan de los principios y valores”.
El oficial advirtió, además, que hay disposición y voluntad para contrarrestar el fenómeno de corrupción.
Destacó entre otros resultados, la destitución de más de 100 agentes de la Policía Nacional de Tránsito por recibir o solicitar sobornos a cambio de imponer comparendos por infracciones viales, lo mismo que la reciente captura de 10 uniformados que integraban el comando de la Policia en el municipio de Timba, en el Cauca, que habían montado un retén en el cual cobraban “peaje” a guerrilleros y otras bandas delincuenciales para pasar drogas ilegales e insumos para la fabricación de las mismas.
El Juzgado Primero Promiscuo Municipal de Piendamó (Cauca) profirió medida de aseguramiento intramuros en contra de ocho de los 10 policías aprehendidos.
De acuerdo con la investigación, los imputados, que prestaban su servicio como miembros activos de la Policía Nacional en la Subestación del corregimiento de Timba, jurisdicción de Buenos Aires (Cauca) habrían permitido el paso de insumos para el procesamiento de narcóticos y el tráfico de estupefacientes en el puesto de control ubicado en el puente que une a los corregimientos de Timba (Cauca) y Timba (Valle del Cauca).
Según la Fiscalía, los hechos habrían ocurrido entre abril y junio últimos, cuando, supuestamente, los uniformados recibieron dinero para permitir el ilícito.
Miembros de la misma entidad capturaron a los policiales este 7 de julio, luego de que el Juzgado Primero Ambulante de Popayán librara las respectivas órdenes, previa solicitud del fiscal del caso.
En las audiencias preliminares, el juez legalizó las capturas y las diligencias de allanamiento y registro. Posteriormente, la Fiscalía formuló cargos por los delitos de concierto para delinquir agravado, cohecho propio, prevaricato por omisión agravado, ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios; tráfico de estupefacientes y falsedad ideológica en documento público.
Los imputados son: los intendentes Sergio Medina Cárdenas y Álvaro Andrés Rosero Moreno; el subintendente Arleider Parada Tavera; y los patrulleros Rubén Arturo Gutiérrez Alvis, Edier Alberto Tapasco Varela, Alejandro Sofonías Meneses Tutistar, Jorge Eliécer Quintero Múnera y Oscar Orlando González Quintero.
Los uniformados fueron recluidos en la cárcel San Isidro de Popayán, la capital del Cauca.

Compartir: