Iglesia católica se declara a favor de abrir negociaciones con el Eln

El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Rubén Salazar Gómez, consideró necesario incorporar al autodenominado Ejército de Liberación Nacional, Eln, en un proceso similar al que se adelanta con las Farc, para lograr la paz en el país, pero a la vez se declaró de acuerdo con el gobierno de que para iniciar negociaciones el grupo guerrillero debe liberar a todos los secuestrados.
El prelado dijo que es “necesario dialogar con el Eln porque también es una guerrilla que se ha alzado en armas con fines aparentemente políticos”.
No obstante, dijo que la eventual negociación debe estar supeditada a la liberación de todas las personas que tiene secuestradas y al cese de todas las acciones criminales de lesa humanidad.
Además, subrayó las conversaciones con el Eln deben realizarse de manera independiente a la que se adelantan con las Farc en La Habana, Cuba.
En el marco de la XCV Asamblea del Episcopado que se realiza en Bogotá, Monseñor Salazar Gómez señaló:
“No solamente para que cese el conflicto armado en Colombia basta negociar con las FARC, también es necesario negociar con el ELN. Son dos guerrillas separadas, independientes, con metodologías diferentes, con ideologías diferentes. Por lo tanto no veo viable una sola negociación con las dos, que sean negociaciones separadas”.
El Presidente del Episcopado colombiano fue reiterativo en la necesidad de que el ELN deje en libertad a todas las personas que tiene cautivas.
“Eso es claro, es una condición para todo grupo que quiera entrar en cualquier tipo de negociación. Tienen que cesar los crímenes de lesa humanidad”, añadió.
CRITICA DECISIONES TARDÍAS
De otro lado, Monseñor Salazar se refirió nuevamente a las protestas sociales que se están presentando en diferentes zonas del país, entre ellas el Catatumbo y señaló que es necesario contar con canales de diálogo permanentes para evitar las situaciones de protesta social y todos sus perjuicios.
Monseñor Salazar Gómez expresó su preocupación por el hecho de que en situaciones de protesta como la que afecta a la zona del Catatumbo hace varias semanas, se suele llegar a acuerdos que podrían haberse pactado desde el principio, desde antes de comenzar las protestas.
“Me preocupa que no haya un diálogo permanente entre el gobierno y los gremios. Que no haya un diálogo que evite llegar a esas situaciones de protesta…Estos hechos son perjudiciales para todos, para los mismos que hacen la protesta. Los primeros damnificados de las protestas del Catatumbo, son los habitantes del Catatumbo. En una protesta cafetera son ellos mismos los primeros afectados, en una protesta de camioneros son ellos los primeros afectados”, precisó.
El Cardenal invitó por esta razón a que “implementemos canales de diálogo permanentes entre el Gobierno y los diferentes gremios, entre el Gobierno y las diversas regiones. Entre el Gobierno y los diferentes estamentos del país que necesitan ser escuchados, antes de llegar a una protesta

Compartir: