Colombia rechaza espionaje de EU y exige explicaciones

Compartir:

El gobierno nacional reaccionó con preocupación frente a las revelaciones hechas en las últimas horas de que Colombia figura, después de Brasil, como el segundo país más espiado por los Estados Unidos en América Latina, a través del programa desarrollado por la Agencia estadounidense de Seguridad Nacional (NSA), de acuerdo con los documentos revelados por el diario O Globo, filtrados por Edward Snowden.
Al efecto, a través de la cancillería emitió esta madrugada una declaración en la cual rechaza los actos violatorios del derecho a la intimidad de las personas y de las convenciones internacionales y anuncia que exigirá explicaciones al gobierno de los Estados Unidos.
El texto del comunicado es el siguiente:
“El Gobierno Nacional registra con preocupación la información de algunos medios de prensa internacionales sobre la existencia de un programa de recopilación no autorizada de datos y de interceptación de comunicaciones personales en Colombia, adelantada por la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de América (NSA, por su sigla en inglés).
Al rechazar los actos de espionaje violatorios del derecho a la intimidad de las personas, y de las convenciones internacionales en materia de telecomunicaciones, Colombia solicitará al Gobierno de los Estados Unidos de América, por intermedio de su embajador en Colombia, las explicaciones que correspondan”.
De acuerdo con el informe que publicó el diario brasileño O Globo, Colombia fue la segunda prioridad de destino en América Latina durante los últimos cinco años- después de Brasil– en la actividad de espionaje de la agencia estadounidense de seguridad nacional.

El informe destaca que la importancia de las operaciones en Colombia, en parte, pueden justificarse por la intensa cooperación entre los gobiernos de Washington y Bogotá en la ofensiva contra la guerrilla de las Farc y su alianza financiera con los cárteles de los droga. Pero, además de los aspectos militares, también hay petróleo barato”, complemetna.
Advierte que “Colombia mantiene una alianza militar con los Estados Unidos sin paralelo en otros países sudamericanos” y que “esta es una zona privilegiada para las agencias americanas como la NSA, rutina de recopilación de información en el norte y el oeste de América del sur”.
“Colombia era considerado un objetivo de espionaje tan relevantes como Brasil y México”.
Indica que también fueron espiados, constantemente,pero en menor intensidad, Venezuela, Argentina, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador.
Destaca que Colombia, Ecuador y Venezuela fueron también supervisados, en 2008, por el programa X-Keyscore, capaces de rastrear e identificar la presencia de un extranjero en un país a través del lenguaje utilizado por él en mensajes de correo electrónico.
“Ese año, coincidencia o no, Colombia enfrenta una grave crisis con Ecuador y Venezuela”, subraya y añade:
“Fuerzas colombianas atacaron una facción del frente, en el territorio de Ecuador, que respondieron: cerrar la frontera y cortar las relaciones con Colombia, abriendo una grave crisis diplomática”.
Igualmente reseña que en marzo del año pasado, Colombia y Venezuela tienen figura prominente entre los blancos del espionaje, de acuerdo con documentos en la NSA.
“Los agentes se trabajaban con el software, conocido como “Fairview”. La cantidad de datos recogidos, al parecer, fue inferior al filtrado de Brasil en el mismo período, según los mapas de la NSA en el período”.
Dice asi mismo que en marzo de este año, Colombia se convirtió en una prioridad para la NSA en cuanto a Brasil.
“Fue cuando murió Hugo Chávez. Fue el final de un ciclo de chavismo. Comenzó otro juego político en América del sur”.
Agrega que de Colombia hubo un flujo constante y expresivo de información, aunque variable, en el período comprendido entre el 2008 y el primer trimestre de este año, hasta el pasado mes de marzo.
“No existe evidencia disponible que el espionaje por satélites, correo electrónico y por teléfono, con equipos de la NSA y la CIA (Agencia Central de inteligencia) haya continuado durante los últimos tres meses”, advierte el periódico.

Compartir: