La indiferencia cartagenera espanta

El próximo 14 de julio los cartageneros definen su suerte. Así de simple. Ese día dirán en las urnas si están de acuerdo con la manera como se viene manejando la ciudad o si quieren dar un golpe de timón para que la administración tome de nuevo su rumbo. La encuesta reciente contratada por Emisora Atlántico y CV Noticias, publicada por este diario ayer, muestra que solo dos candidatos tienen posibilidades reales de ganar: Dionisio Vélez y María del Socorro Bustamante.

El primero cuenta con el respaldo del 49 por ciento de los electores, mientras que la segunda tiene el 29 por ciento. Otros candidatos, como Miguel Navas y Wilson Borja, tienen el 3 por ciento de apoyo por parte de los votantes. Mercedes Maturana, del MIO, y quien retiró su candidatura para pelear la curul de Gilma Jiménez en el Partido Verde, cuenta con el 2 por ciento.
Hay, sin embargo, una cifra que llama la atención: el 17 por ciento de los encuestados se muestra indeciso. Se trata, sin duda, de una cifra inquietante, pues refleja la indiferencia de un buen número de cartageneros con respecto a la suerte de su ciudad.

La indiferencia electoral es el mejor incentivo que tienen la mafias que desde hace algún tiempo se tomaron a La Heroica para seguir haciendo sus fechorías. Resulta increíble que después de todo lo que ha pasado, y que viene pasando en la ciudad, aún haya gente a la que le importa un bledo si Cartagena supera o no la crisis que la agobia.

Que a escasos días de las elecciones, el 17 por ciento de los encuestados aún no sepa por quién va a votar habla muy mal de la cultura política de una de las ciudades más importantes del país y su principal referente turístico. Sobre todo después del triste espectáculo que significó la corta administración de Campo Elías Terán, quien llegó a la Alcaldía con un respaldo popular sin precedentes y terminó maniatado por los grupúsculos políticos que hoy hacen y deshacen con la ciudad y con sus recursos.

Campo Elías no pudo, o no quiso, romper amarras con quienes le cobraron con creces su respaldo financiero o electoral, que fueron los mismos que terminaron enredando su administración, hasta el punto de que al final de sus días sobre él pesaban múltiples investigaciones de los organismos de control del Estado y varias sanciones.

De acuerdo con la encuesta divulgada por Emisora Atlántico y CV Noticias, realizada por la firma Cifras y Conceptos entre 1.023 personas, ninguno de los candidatos ha logrado persuadir al 17 por ciento de los electores de las bondades de su campaña y de las soluciones que ofrecen para transformar a Cartagena. O algo peor: ese 17 por ciento no quiere que lo persuadan sencillamente porque no le interesa lo que pase en la ciudad en la que vive.

Es el mismo 17 por ciento que el domingo 14 de julio saldrá a bañarse a las playas o simplemente se quedará en su casa rascándose la barriga, mientras sus paisanos luchan para vencer al monstruo de la corrupción que se tomó por asalto a La Heroica.

Llegó la hora, pues, de que los cartageneros se pongan la camiseta de su ciudad y rompan de una vez por todas con quienes llevaron a Cartagena a su actual estado de postración. Después no vayan a llorar sobre la leche derramada. Leche que, en las actuales circunstancias, solo sirve de alimento para los gatos.

Por Óscar Montes
[email protected]

Compartir: