Gobierno condiciona diálogo a levantamiento de paro en Catatumbo

Luego de una reunión en la Casa de Nariño, el viceministro de Relaciones Laborales, José Noé Ríos, quien actúa como moderador de los diálogos con los campesinos del Catatumbo, dijo que mientras no se levante el paro las mesas de diálogo no comenzarán a trabajar.

“El Gobierno tiene toda la voluntad de dialogar con los campesinos del Catatumbo para construir una metodología que permita reanudar las conversaciones. Queda presente que se inician las mesas una vez se levante el paro. Mañana viajo a Tibú a tratar este tema con los campesinos para que las reuniones formales se inicien el lunes”, dijo el delegado gubernamental.

Cabe recordar que el ministro del Interior, Fernando Carrillo, ha dicho que el cuello de botella para resolver la situación a través del diálogo ha sido el tema metodológico, es decir que el Gobierno y los campesinos no se han puesto de acuerdo en los puntos que van a tratar, ni tampoco en cómo los abordarán.

Poco antes, el fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, dijo que durante las manifestaciones en Ocaña y Tibú, Norte de Santander, han sido heridos 42 miembros de la Policía Nacional, “los primeros informes apuntan a que estas personas fueron heridas con explosivos y objetos contundentes”.

La cabeza del ente acusador agregó que la Fiscalía constató que murieron cuatro personas pertenecientes a líderes campesinos de la región del Catatumbo, “hoy constituimos un grupo especial en Cúcuta que actuará con la dirección del vicefiscal para esclarecer las circunstancias en las que se presentaron las heridas, tanto de los miembros de la fuerza pública como la lamentable muerte de los manifestantes y líderes campesinos”.

Montealegre sostuvo que el presidente Juan Manuel Santos le pidió que el ente acusador realice de manera rápida una investigación seria y objetiva para determinar las circunstancias en las que murieron los cuatro líderes campesinos, “fue enfático en que hay que llegar hasta las últimas consecuencias en la investigación de la muerte de estas personas y de las heridas de los miembros de la fuerza pública”.

Frente a la posible infiltración de miembros de la guerrilla de las Farc en la manifestación social, el Fiscal dijo que el ente acusador solo hará un pronunciamiento “cuando terminemos de evaluar evidencias e informes sobre el tema. Antes no haremos ninguna precisión. Vamos a esperar los informes y las investigaciones del CTI para determinar si existen o no esos vínculos”.

Por último, Montealegre aclaró que pertenecer a un movimiento, participar en una marcha y obstaculizar las vías, no son hechos “judiciables penalmente”.

Y agregó: “la protesta social es un hecho protegido por la Constitución y la Fiscalía solo hará la judicialización cuando compruebe que una persona ha cometido actos de violencia y estos le sean atribuibles. El ente acusador no judicializará a los manifestantes”.

Compartir: