Santos hace duro reclamo a las potencias; por su causa Améria Latina lleva 6 años con la cabeza bajo el agua

El presidente de colombia Juan Manuel Santos hizo hoy un fuerte reclamo a las grandes potencias y les dijo que por su causa América Latina, lleva seis años “con la cabeza bajo el agua”, soportando la apreciación de sus monedas, afectando sectores productivos y empleos que “habíamos ganado con un gran esfuerzo en el campo de la agricultura y la industria”.
En este contexto, el mandatario colombiano pidió a los países industrializados su cuota de reformas, incluso, dijo, mirando al mundo en desarrollo y aceptando, con cierta dosis de humildad, que aquí también hay muchas lecciones que aprender.
En una intervención en la reunión del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, en Ginebra (Suiza), Santos le dijo a las naciones poderosas del mundo que “ha llegado la hora de que demuestren su voluntad política” para hacer las reformas económicas y sociales que exige el momento actual.
“Se requieren acciones transformadoras en todos los niveles y, sobre todo, un fuerte compromiso de los responsables de ponerlas en práctica”, indicó.
“Si pudimos hacerlo nosotros, a pesar de la pobreza y las dificultades de toda índole, ¿por qué no las mayores economías del planeta lo pueden hacer? Todos sabemos que las reformas son difíciles, pero se pueden hacer”, precisó.
Santos subrayó que “este es el momento de mirar al mundo en desarrollo, de analizar con detenimiento lo que este mundo está haciendo y de aceptar, con cierta dosis de humildad, que ahí también hay muchas lecciones que aprender”.
¿Se imaginan el impacto que tendría para todos que los países desarrollados aplicaran las recetas para la equidad, la sostenibilidad y la estabilidad que hemos implementado en muchos de nuestros países?, preguntó Santos.
“Hicimos en su gran mayoría las reformas que tanto nos pidieron, fortalecimos nuestros sistemas financieros, aumentamos nuestra capacidad de ahorro”, señaló el mandatario colombiano y agregó:
“Ahora podemos decir, con cierta autoridad moral, a quienes nos predicaban desde su prosperidad, que les corresponde a ellos su cuota de reformas”.
“Porque las palabras y las promesas por supuesto están muy bien, pero lo cierto, y lo digo con toda claridad y franqueza, es que los países desarrollados tienen que hacer mucho, muchísimo más”.
Explicó que estos países representan casi el 60 por ciento del PIB mundial, son responsables de tres cuartas partes del comercio y consumen más de la mitad de su energía.
Sin embargo –dijo– tienen el 18 por ciento de la población, crecen muy lentamente y, lo que es más preocupante, “no logran implementar con rapidez y oportunidad las reformas que ellos y el mundo necesitan”.
El Jefe de Estado indicó que, en cambio, es paradójico que los países en desarrollo estén haciendo las reformas que permiten potenciar el cambio social y económico.
“Muchos hemos logrado reducir la pobreza y la desigualdad, y muchos también estamos sacando adelante reformas de gran envergadura, difíciles, pero reformas que nos permiten potenciar estos cambios”, adujo.
Y agregó: “Hoy por hoy los países en desarrollo estamos contribuyendo proporcionalmente más al crecimiento y el bienestar económico y social del planeta que los llamados países desarrollados”, indicó.
Santos advirtió que la causa de la inestabilidad mundial “seamos francos, hay que buscarla en las políticas atípicamente expansivas de los bancos centrales de Estados Unidos, Europa y Japón”.
Agregó que en un mundo inestable, con preocupantes trazos de insostenibilidad y con desigualdad, muchos originados en los países ricos, es más difícil prosperar.
“La interdependencia, señores, ustedes lo saben mejor que yo, es evidente. Pero posponer las reformas sería imperdonable”, puntualizó Santos.
Igualmente dijo que “hay que obrar, además, con visión de futuro y no pensar tan solo en un horizonte de uno o cinco años, sino en el mundo que nosotros todos queremos: en 10, 20, 30, hasta 50 años”.
Lograr el desarrollo sostenible y erradicar la pobreza son imperativos globales que no son independientes sino que deben perseguirse simultáneamente, dijo y complementó:
Hoy por hoy –¡vaya ironía!– los países en desarrollo estamos contribuyendo proporcionalmente más al crecimiento y el bienestar económico y social del planeta que los llamados países desarrollados.
De otras parte, se refirió a Colombia e hizo las siguientes precisiones:
“Hablando de Colombia, puedo decir con satisfacción que no sólo nos enorgullece haber promovido la iniciativa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible sino que también hemos avanzado mucho en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
El primero de ellos es la erradicación de la pobreza extrema.
No hay duda de que la superación de la pobreza es el más importante reto que enfrenta la humanidad, y Colombia no está exenta del mismo.
En nuestra política de superación de pobreza hemos entendido dos cosas fundamentales:
La primera es que, si algo define a la pobreza extrema, es la exclusión: la exclusión de las oportunidades, de la educación, de la salud, del acceso a los medios productivos e, incluso, del ejercicio pleno de la ciudadanía.
La segunda es que, por lo mismo que acabo de decir, la pobreza no es exclusivamente un tema de falta de ingresos.
La pobreza es una condición multidimensional.
Entendiendo esto, la política de superación de pobreza que hemos puesto en marcha es tal vez el mayor ejercicio de innovación social que se haya desarrollado en la historia de nuestro país.
Nuestro desafío no será únicamente erradicar la pobreza sino asegurar que estos logros sean irreversibles; que podamos establecer una clase media sostenible y productiva para siempre, puntualizó.
El Presidente Santos sostuvo además que Colombia, dentro de los Objetivos del Milenio, ha cumplido también con las metas de generación y mejoramiento de la calidad del empleo y las coberturas de educación.
“En los casi tres años de nuestro gobierno, el desempleo ha bajado consistentemente mes tras mes. Más de 2 millones 300 mil colombianos han encontrado trabajo, lo que nos ubica como el país que más empleo está generando en América Latina”, indicó.

Compartir: