Trasladan a Tibú reunión del alto Gobierno con campesinos del Catatumbo

Luego que culminara la reunión entre el Gobierno Nacional y el de Norte de Santander en la ciudad de Cúcuta, voceros del Ejecutivo, encabezados por Lucho Garzón, viajarán a Tibú para reunirse con los campesinos que protestan hace dos semanas en la región.

La comisión también está compuesta por los viceministros del Interior, Agricultura, el subdirector Nacional de Planeación, el gobernador Edgar Díaz y los alcaldes de los municipios de la zona para encontrar solución a la problemática del Catatumbo.

En Tibú se reunirán con la comunidades campesinas para acordar los temas a tratar, escuchar sus propuestas y de inmediato poner las pautas a utilizar en el próximo encuentro, en donde estarán presentes los ministros del Interior, Agricultura, Transporte y otros representantes del Gobierno Nacional.

Mientras tanto los campesinos insisten que no se desbloquearán las vías hasta que no existan respuestas concretas y dejen de realizar anuncios que solamente los plasman en documentos elaborados desde Bogotá, desconociendo la realidad del Catatumbo.

La decisión de enviar una comisión a dialogar con los campesinos se tomó luego de una extensa reunión entre el presidente Juan Manuel Santos, sus ministros y los alcaldes de Norte de Santander.

La región del Catatumbo sigue inquieta: se cumplen ya más de dos semanas de las protestas de campesinos mientras no parece haber una solución definitiva a sus exigencias, pese a que el Gobierno busca el diálogo, condicionado al cese de manifestaciones.

Aunque este lunes cesaron los enfrentamientos entre campesinos y la fuerza pública que se han concentrado en las poblaciones de Ocaña y Tibú, las autoridades temen que puedan regresar los hechos violentos contra el comercio, las misiones médicas y sedes de las autoridades locales.

«Se vive una tensa calma en la región (…) pero nos preocupa que se vuelvan a presentar (enfrentamientos)”, dijo a RCN La Radio el alcalde de Ocaña, Jesús Antonio Sánchez.

Los campesinos de esta zona petrolera, en el nororiente del país, comenzaron la movilización hace dos semanas para reclamar que se suspenda la erradicación de cultivos ilícitos y se implanten proyectos productivos sustitutivos, así como la creación de una zona de reserva campesina y el respeto a los Derechos Humanos en la región.

La protesta congrega unos 14.000 campesinos de la zona del Catatumbo, de los cuales 10.000 se han congregado en Ocaña, la segunda ciudad de Norte de Santander, y 4.000 en Tibú, una importante zona petrolera.

No obstante, las autoridades de policía han advertido que detrás de las protestas y las violentas jornadas de campesinos, estarían actores de grupos armados ilegales a quienes se les atribuyen actividades del narcotráfico.

De hecho, durante una reunión de emergencia que hubo en la Casa de Nariño entre el presidente Juan Manuel Santos, altos funcionarios del Gobierno y autoridades locales y regionales, la Gobernación de Norte de Santander y la Defensoría del Pueblo admitieron que las protestas campesinas podrían estar infiltradas por las Farc.

«Muy seguramente (las protestas) pueden estar infiltradas y eso es algo que ha sido normal en todas las marchas del país», dijo el gobernador de Norte de Santander, Édgar Díaz.

El Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, dijo a su turno que «el planteamiento que me hicieron funcionarios de la Defensoría dice que por la forma que venían algunos representantes de los campesinos actuando en esa marcha, utilizando tatucos, es inequívoco que también están siendo infiltrados por la guerrilla».

Son 30 años de abandono a campesinos del Catatumbo: Gobernador Díaz

El gobernador de Norte de Santander, Édgar Díaz, afirmó en RCN La Radio que la comunidad del Catatumbo tiene razón en su protesta al señalar que «no se puede tapar el sol con la mano porque son 30 años de abandono del Estado».

Dijo que es muy positivo que se haya acordado con el Gobierno el reinicio de los diálogos con los campesinos de la región.

En diálogo con RCN La Radio, Díaz señaló que la comunidad tiene todo el derecho a protestar, pues son muchos los años que han tenido que soportar por el abandono.

«Son 30 años de abandono del Estado, tanto del orden departamental, nacional y municipal; eso no lo podemos desconocer, al campesino se le ha marginado», señaló.

El mandatario departamental pidió que haya una reivindicación para los campesinos, que les permita volver a trabajar su tierra y ser productivos.

«Que no sea sólo erradicar, sino buscar una alternativa de proyectos productivos, de sustitución de cultivos que garanticen una economía sostenible a los campesinos en los próximos años», indicó.

El gobernador de Norte de Santander manifestó que el presidente Juan Manuel Santos ha estado muy pendiente desde la semana pasada de toda la situación de orden público que se ha presentado en la zona.

Alcalde de Ocaña confía en solución de la crisis

Entre tanto, el alcalde de Ocaña, Jesús Antonio Sánchez, dijo que la voluntad que hay de parte del Gobierno da la tranquilidad de que las cosas van a avanzar y así lo espera de parte de los campesinos.

El mandatario local manifestó que la comunidad campesina quiere que se le cumplan las promesas que durante muchos años ha hecho el Gobierno, «pero el detonante fue el tema de erradicación de la coca, porque se ofrecieron alternativas y eso nunca se cumplió».

«Creo que concentrándose en la mesa de diálogos debe comenzar todo el desarrollo de las peticiones de los campesinos y la aceptación de sí o no del Gobierno nacional, si hay la voluntad eso va a servir para que se calmen los ánimos, porque no queremos más víctimas», puntualizó.

Sobre las posibles infiltraciones de las Farc en las protestas, dijo que son las autoridades de Policía las que lo deben determinar y señaló que los alcaldes son interlocutores y personas conciliadoras para que los campesinos se sienten con el Gobierno y viceversa.

Compartir: