Duro golpe al contrabando de arroz en Barranquilla, La Guajira y Bogotá

Compartir:

Cerca de 357 toneladas del alimento de marcas venezolanas que pretendían ser reempacadas y comercializadas de forma ilegal en Colombia fueron incautadas por las autoridades en tres ciudades del país.

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Dian, y la Policía Nacional asestaron otro golpe decisivo a las organizaciones especializadas en la importación ilegal de mercancía, esta vez, como resultado de un procedimiento realizado en tres departamentos y la capital de la República.

El primer caso fue en el área Metropolitana de Barranquilla, cuando la Policía Fiscal y Aduanera inmovilizó dos tractocamiones que transportaban de forma ilegal al menos 68 toneladas de arroz de procedencia venezolana. Luego, el segundo caso se registra en las últimas horas en La Guajira, las autoridades allanaron dos inmuebles en el municipio de Fonseca e inmovilizaron un vehículo que transportaba en su interior tres toneladas más del grano.

Este último hallazgo fue producto de una investigación de inteligencia y labores de Policía Judicial, que permitieron ubicar dos predios en cuyo interior fueron hallados, además del alimento, elementos de industria artesanal para el reempaque de arroz.

Las autoridades aduaneras hacen una alerta a la comunidad del problema de salubridad que conlleva el consumo de los alimentos empacados de forma ilegal y sin el mínimo de requisitos de sanidad para su posterior comercialización. Igualmente, indican que hay complicidad de molinos de arroz que facilitan el contrabando de procedencia venezolana para suplantarlo en Colombia como marcas nacionales.

Además de la gran cantidad de alimento aprehendido, fueron incautados también sacos de varias marcas extranjeras para el empaque de arroz, básculas, embudos artesanales, máquinas de coser, hilos industriales, entre otros elementos para el ilícito.

Incautación en Bogotá

Según la Dian, las autoridades aduaneras se incautaron de una cifra de arroz cercana a las 244 toneladas del alimento, almacenadas en una bodega en el sur de Bogotá, 33 de estas fueron decomisadas justo al momento de su desembarque en un tractocamión procedente del Putumayo. Las investigaciones de los organismos del Estado dan cuenta que dos trilladoras en San Miguel de Putumayo, no soportaban la producción ni tampoco soportaron la importación de arroz, por lo que la mercancía quedó en poder de la Dian en unas bodegas en Soacha.

“Esta acción delictiva de contrabando y corrupción de alimentos con procedencia venezolana representa para quienes delinquen, una ganancia hasta del 700%, pues mientras una arroba de arroz en el país se comercializa entre 25 y 30 mil pesos, la misma arroba adquirida en el vecino país, está alrededor de 1.500 pesos”, comunicó la Dian.

Compartir: