Crisis obliga a Maduro a negociar con el enemigo

Compartir:

La noticia de que Venezuela importará 50 millones de rollos de papel higiénico para abastecer el mercado desnudó el crítico momento productivo del país petrolero y forzó al gobierno de Nicolás Maduro a negociar con los grandes archienemigos de la revolución socialista: los empresarios.

Las largas filas de compradores ofuscados por la escasez de carne, pollo, jabón, azúcar, harinas de maíz y de trigo, margarina, arroz y el codiciado papel para el baño se han multiplicado por todo el país, lo que amenaza con mellar la imagen de un presidente cuyo mandato arrancó hace un mes entre acusaciones de fraude de la oposición.

La escasez en el último trimestre fue del 20 por ciento promedio, informó el Banco Central tomando en cuenta un índice que mide la disponibilidad de bienes y servicios. Pero según el propio ente emisor, en algunos alimentos básicos las fallas incluso triplican el índice general.

La situación ha escalado a tal punto que Maduro invitó a su mesa al multimillonario Lorenzo Mendoza, presidente de Alimentos Polar, la mayor empresa privada del país, que el fallecido Hugo Chávez amenazó durante años con expropiar y a cuyo líder acusó de conspirar contra «el proceso».

Compartir: