Teléfono roto

Que el presidente Juan Manuel Santos dijo, ante los alcaldes en Cartagena que le gustaría estar en el poder por dos años más. Que lo que dijo es que apoyaba la ampliación del período de los alcaldes a seis años y que si él se reelegía renunciaba dos años antes. Que el presidente necesita dos años más para proceso de paz.
Un embrollo de frases e interpretaciones dejó al descubierto un teléfono roto entre alcaldes y presidente, entre presidente y alcaldes y entre el presidente del Congreso y el primer mandatario.
Una simple frase la de presidente Santos generó la confusión. «Apoyo de forma clara la prolongación de los (periodos de) alcaldes, gobernadores y presidente», dijo Santos en referencia a los cuatro años de Gobierno que actualmente corresponden a esas figuras políticas.
«Si me llego a presentar a la reelección, que el periodo del próximo presidente sea solamente de dos años, y a partir de ese momento seis sin reelección».
Muchos entendieron que era un anuncio del presidente de su intención de hacerse prorrogar el período presidencial por dos años más, pero no fue así según lo aclaró hoy. Según dicen funcionarios cercanos, Santos sólo quería quedar bien con los alcaldes y evitar un abucheo como del que fueron víctimas sus Ministros Germán Vargas y Fernando Carrillo, el día anterior.
Lo que no calculó el presidente es que el tema creciera como espuma de cerveza y menos que el presidente del Congreso, Roy Barreras, saliera raudo y veloz a decir que ese proyecto era suyo y que tenía listo el proyecto para prorrogarle el período al Presidente.
Fue tal el caos con la frase de Santos y la desinformación de Barreras, que el Presidente tuvo que salir a desmentirlo.
En una carta a Barreras, el presidente aclaró lo que dijo el viernes: «Dije que, si me presento a la reelección, estaría dispuesto a que se me recortara el segundo periodo a dos años para iniciar a partir de ese momento (y con otro presidente) periodos de seis años sin reelección”.
La molestia del gobierno con Barreras no paró ahí. Hoy cuando fue a Palacio a tratar de explicar su propuesta, salió con cajas destempladas cuando un funcionario de palacio le dijo que lo mejor era que no se metiera en los temas del mandatario. Horas antes había dado una voltereta para salvar el pellejo como dijeron algunos de sus colegas. En una carta de respuesta a Santos dijo «Estamos de acuerdo en que no hay tiempo ahora, ni resulta útil, ni oportuno ese debate. Esa fue la percepción que compartí esta mañana muy temprano después de consultar con compañeros de diferentes partidos”.
Barreras ha insistido en ver al presidente y mañana tendrá un encuentro con él en la Casa de Nariño.

Compartir: