Maduro ratifica su gobierno tras llamado a la paz en Venezuela por el Papa

El flamante presidente venezolano, Nicolás Maduro, ratificó el domingo a los ministros clave del gobierno del fallecido Hugo Chávez, al concluir una jornada signada por el llamado del papa Francisco a superar la crisis política desatada por las elecciones de hace una semana.

Maduro ratificó a 15 de los 32 ministros venezolanos, entre ellos los de carteras clave como Exteriores, Petróleo, Defensa e Información, e hizo oficial la permanencia en el cargo del vicepresidente y yerno de Chávez, Jorge Arreaza.

El presidente indicó que este nuevo equipo conformará su «gobierno de calle», que «arrancará este lunes 22 de abril, acelerado, con pie de plomo» a recorrer el país para gobernar cerca de la gente.

En tanto, el organismo electoral venezolano comenzará esta semana una auditoría, a pedido de la oposición, del sistema de votación que dio ganador a Maduro sobre Henrique Capriles por una diferencia de 1,8 puntos porcentuales.

En su mensaje a la nación el domingo, Maduro ratificó en la vicepresidencia, «en primer lugar» y como un «deseo del comandante Chávez», al yerno del fallecido mandatario, a quien calificó de «humilde, trabajador y capacitado».

En el ministerio de Relaciones Exteriores «continúa nuestro querido hermano y respetado canciller Elías Jaua», exvicepresidente y exministro de Agricultura, agregó Maduro, investido el viernes en medio de cuestionamientos de la oposición a las elecciones de hace una semana.

El presidente también ratificó a Rafael Ramírez, «el ministro más antiguo del gabinete», como titular de Petróleo y Minería, un área clave en Venezuela, primer productor de crudo sudamericano y país con las mayores reservas de petróleo mundiales.

Igualmente fueron ratificados los titulares de Defensa, Diego Molero; y el de Comunicación e Información, Ernesto Villegas.

«Invito al querido pueblo venezolano, y en particular a sus responsables institucionales y políticos, a que rechacen firmemente toda violencia y establezcan un diálogo basado en la verdad, el reconocimiento mutuo, en la búsqueda del bien común y en el amor por la nación», dijo el papa Francisco este domingo en El Vaticano.

En Venezuela, ambos bandos se responsabilizan mutuamente por la violencia desatada tras las elecciones del domingo, luego de que Capriles desconociera la victoria de Maduro y sus seguidores salieran a las calles a manifestarse. Las protestas dejaron 8 muertos y 60 heridos, según el gobierno.

El cardenal venezolano Jorge Urosa agradeció al pontífice argentino y ofreció mediar entre Maduro y Capriles, quien hace depender su reconocimiento de los resultados a la auditoría.

«Me complace muchísimo que el Papa (…) haya elevado esas oraciones especialmente por nuestro país», dijo al canal de noticias Globovisión Urosa. «La conferencia espiscopal se ofrece como una especie de elemento de mediación para propiciar ese diálogo».

«De acuerdo Papa Francisco, estoy preocupado por la Intolerancia El Odio y la Violencia que generó muertos y heridos», comentó el presidente en su cuenta en Twitter.

El líder opositor también respondió, en la misma red social: «Millones de gracias al Papa Francisco por su mención a nuestra Venezuela y la búsqueda de soluciones sobre la base de la verdad».

Entretanto, los miembros del equipo auditor de la oposición, que fiscalizará la revisión de los comicios, trabajaron el domingo de cara a la auditoría parcial del 46% de las urnas -el 56% restante fue auditado por ley el día de los comicios. El proceso durará más de 30 días.

Ramón José Medina, integrante de la coalición opositora, coordinará el equipo auditor de unas 20 personas, formado además por representantes de cada estado.

La vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Sandra Oblitas, había llamado el sábado a «no crear falsas expectativas sobre lo que es una auditoría, que de ninguna manera revierte el resultado electoral», y remarcó que una eventual impugnación debe realizarse en una instancia judicial.

Oblitas explicó que se auditará el proceso que condujo a esos resultados, pero los resultados permanecerán sin cambios.

Maduro tiene como tarea urgente enderezar la economía, dependiente de la renta petrolera y las importaciones, afectada por la inflación, la escasez y la falta de divisas; y combatir la inseguridad en el país sudamericano con récord de homicidios -54 por cada 100.000 habitantes, según cifras del gobierno. AFP

Compartir: