Venezuela: Maduro define su gabinete y Capriles su equipo auditor

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, definirá el gabinete de su “gobierno de calle” este sábado, al día siguiente de haber sido investido, mientras el opositor Henrique Capriles prepara el equipo que participará en la auditoría de los votos de una elección que considera ilegítima.
“En la tarde terminaré de completar el equipo de gobierno. Pendientes”, escribió Maduro en su cuenta en Twitter. “Además, estamos ajustando el cronograma de giras del gobierno de calle, porque nos vamos a dialogar y gobernar con todo el país”, adelantó.
El presidente, de 50 años, sólo ha nombrado hasta ahora a su vicepresidente, Jorge Arreaza, exministro de Ciencia y Tecnología y yerno del líder Hugo Chávez, quien falleció el 5 de marzo tras dejar la revolución en manos de Maduro.
Arropado por sus seguidores y ensombrecido por el ruido de fondo de las cacerolas de la oposición, Maduro fue investido presidente el viernes como el “primer presidente chavista” de Venezuela.
“Yo me voy con mi autobús y todos los ministros a recorrer todo el país, a recortar la cabeza de todo el que haya que recortar”, dijo el exconductor de autobús y excanciller en el acto al que asistieron una veintena de gobernantes extranjeros, entre ellos Dilma Rousseff (Brasil), Cristina Kirchner (Argentina), Raúl Castro (Cuba) y Mahmud Ahmadinejad (Irán).
Kirchner rindió tributo el sábado a Chávez en su tumba en el Cuartel de la Montaña, en la popular barriada 23 de enero, un bastión chavista situado en el oeste de Caracas.
Vestida de negro y con gafas oscuras, la mandataria permaneció varios minutos frente a la sepultura, custodiada por cuatro húsares de la Guardia de Honor Presidencial, según imágenes de la televisión oficial VTV.
“Hermosa visita de Cristina al Cuartel (…) Recuerdos intensos de estos años de lucha por la Nueva Independencia de América”, escribió en otro tuit Maduro, quien regaló a la mandataria el “morral de Chávez”, con efectos personales y su programa de gobierno.
En tanto, el coordinador del comando de campaña opositora Carlos Ocariz anunciará el equipo que fiscalizará la auditoría de los votos que dieron como ganador a Maduro el domingo pasado, una revisión a la que accedió el Consejo Nacional Electoral (CNE) un día antes de la investidura del nuevo presidente.
Luego de que los resultados arrojaran una escasa diferencia de 1,8 puntos porcentuales entre Maduro y Capriles, se desató en Venezuela una semana de alta tensión política -con un saldo de ocho muertos y 60 heridos, según el gobierno-, en la que ambas partes se acusan de promover la violencia y abrazar el fascismo.
Una diputada opositora denunció este sábado la detención de 242 manifestantes, 70 de los cuales supuestamente fueron torturados, y el hostigamiento de un centenar de empleados públicos por razones políticas.
Los manifestantes fueron detenidos por delitos, entre otros, de “porte ilícito de cacerolas (…), agavillamiento (asociación ilícita), rebelión, obstrucción a la vía pública y terrorismo”, denunció la diputada Delsa Solórzano, de la coalición opositora, en conferencia de prensa.
En tanto, la ministra de Juventud, Mary Pily Hernández, encabezó un homenaje a una de las víctimas de la violencia, por la cual el oficialismo responsabiliza a la oposición y a su desconocimiento del resultado de las elecciones.
“Son irresponsables cuando llaman a la violencia, son irresponsables cuando llaman a desconocer los resultados”, dijo la ministra, aludiendo a los “sectores fascistas de la derecha”, invocando la paz y acusando a los medios de comunicación de “inocular el odio” que atraviesa a una Venezuela dividida.
Capriles, quien denunció 3.200 “incidencias” durante el proceso electoral, exigió un recuento del 100% de los votos, llamó a sus seguidores a protestar con cacerolas y, durante la investidura de Maduro, a ritmo de salsa.
El CNE, que por ley verificó el 54% de las urnas el día de la elección, anunció el jueves que realizará una auditoría sobre el 46% restante, pero en base a una muestra. La decisión fue bienvenida por Capriles, si bien no implica el recuento total “voto a voto” como reclamaba.
Maduro tomó posesión tras recibir en Lima el apoyo de la cumbre de la Unasur. Toda Latinoamérica avaló su victoria, menos Paraguay, excluido de este bloque regional y del Mercosur. Washington tampoco lo hizo, pero dejó una puerta abierta.

Compartir: