Evacuada la Universidad Nacional sede Bogotá por protesta de encapuchados

El rector de la Universidad Nacional de Colombia, Ignacio Mantilla, ordenó la evacuación preventiva del campus universitario debido a la protesta que realiza desde las primeras horas de la mañana de este miércoles un grupo de aproximadamente 50 encapuchados que ingresaron de forma abrupta a las instalaciones.

De acuerdo con el vicerrector de la sede de Bogotá, Diego Hernández Losada, estos encapuchados ingresaron de manera un poco violenta al auditorio del campus, el León de Greiff, ante lo cual se decidió dar la orden de evacuación “para prevenir problemas de orden público”.

Sin embargo, según un panfleto que se está repartiendo en la Universidad por parte de quienes se autodenominan «grupo de estudiantes en resistencia» solo quieren tomarse el auditorio para exponer la corrupción de Mantilla y para protestar por el proyecto de ampliación del CAN con el que al campus universitario le serían expropiados varios terrenos del costado occidental.

Además, en la cuenta de Twitter de un grupo llamado siembra vientos, se afirma que la toma del auditorio no se está haciendo de forma violenta dado que los estudiantes no están armados. También se afirma que no están destruyendo enseres de la Universidad y que no pretenden enfrentarse con la Policía a menos que ésta ingrese al campus universitario.

El vicerrector Diego Hernández, quien recientemente se posesionó en el cargo luego de la renuncia de María Clemencia Vargas durante el paro de trabajadores, afirmó que la evacuación se ordenó también porque los encapuchados hicieron estallar papas-bomba en el campus, elementos que son bastante peligrosos y con gran poder de destrucción.

El grupo respondió a esto diciendo que los estallidos no correspondían a papas-bomba sino a los denominados ‘petos’, que se colocaban en el suelo para llamar la atención. Estos artefactos son explosivos de bajo poder, similares al famoso coctel Molotov pero sin la capacidad inflamable de éste. Se arman en una botella con una mecha de tela que viene con un líquido inflamable y que, pocos segundo después de encenderse, estallan generando un fuerte estruendo.

Los encapuchados que protestan han insistido ante varios medios de comunicación que no se encuentran armados y que simplemente están convocando a una asamblea estudiantil en la cual se expondrán la supuesta evidencia de corrupción de la administración actual de la Universidad para luego exigir la renunca de Ignacio Mantilla.

Adicionalmente, representantes de los sindicatos de trabajadores de la Universidad que estuvieron en paro durante casi un mes este año, denuncian el incumplimiento de los compromisos acordados por parte de las directivas de la Universidad y afirman que si no se empiezan a cumplir, irían a paro a partir del próximo 23 de abril.

Mientras tanto los estudiantes, profesores, los niños que estudian en el Instituto Pedagógico Arturo Ramírez Montúfar – Iparm – y los trabajadores por prestación de servicios de la Universidad son los más afectados dado que se quedan sin clases, sin trabajo y ni remuneración.

Compartir: