La espada de Bolívar que nunca se entregó

El alcalde de Bogotá Gustavo Petro y algunos miembros del gobierno estuvieron analizando la estrategia para conseguir un símbolo que representara la reconciliación entre la guerrilla y el país y que sería entregada por el alcalde Petro al presidente Juan Manuel Santos, en la Marcha de la Paz del 9 de abril. El elemento escogido fue la espada de Bolívar, que fue robada por el movimiento guerrillero M-19, el 17 de enero de 1974 de la casa-museo Quinta de Bolívar en Bogotá y devuelta por el entonces ex comandante del M-19 desmovilizado Antonio Navarro Wolff, el 31 de enero de 1991. La espada fue preparada y arreglada para la Marcha por la reconciliación y la paz, pero a última hora se tomó la decisión de suspender la entrega debido a la simbología y los recuerdos que traería en los colombianos del conflito armado en el país. Al final terminaron sembrando una palma de cera del Quindio a 4 manos.

Compartir: