En Yopal, el Gobierno Nacional ni hace ni deja hacer

Yopal (Casanare), 03 de Abril ¬_RAM_ Durante el debate de control político que adelantó la Comisión Sexta del Senado en la ciudad de Yopal (Casanare), el Senador Carlos Alberto Baena del Movimiento Político MIRA, logró demostrar que la crisis social originada por el suministro de agua potable en la zona , no es solo responsabilidad de las autoridades locales, sino también del Gobierno Nacional, que avaló una solución de forma como la excavación de 4 pozos profundos y a través de la permisividad, la dilación y la tramitomanía, ha demorado una de fondo como lo es la construcción de la nueva planta de tratamiento.

Pozos profundos avalados por el gobierno

La Contraloría General ha advertido sobre un posible detrimento fiscal en el convenio firmado entre la Gobernación, la Alcaldía de Yopal y la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Yopal, para la construcción de 4 pozos profundos. Lo que no nos cuadra por ningún lado es como el primer pozo se contrató por $3.000 millones, y siendo 4, deberían haber valido $12.000 millones, pero terminaron pagando en total cerca de $ 22.000 millones de pesos; es decir pagaron a $ 5.200 millones cada pozo. Más grave aún es que expertos nos cuentan que cada pozo vale cerca de mil 200 millones de pesos.
Pero tampoco entendemos por qué las autoridades Municipales rechazaron la donación ofrecida por las empresas petroleras de la región de construir dos pozos profundos de estas mismas características.
Lo más sorprendente es que el Ministerio de Vivienda el 5 de junio de 2012, mediante oficio No 7300-2-22442 a través del Viceministerio de Aguas aprobó el proyecto de construcción de los 4 pozos y lo envió al Departamento Nacional de Planeación para ser financiado con regalías.

La añorada planta de tratamiento

Cuando se presentó la destrucción de la antigua planta (29 de mayo de 2.011), el Gobierno Nacional, anunció que a través del Fondo de Adaptación aportaría $ 5.000 millones de pesos para la construcción de la nueva planta. Un ciudadano interpuso una Acción Popular y el Tribunal Administrativo de Casanare falló y declaró que se estaba afectando la calidad de vida de los ciudadanos y dispuso la implantación de medidas cautelares y definitivas para garantizar los derechos de los Yopaleños.
Una de las medidas era que el Fondo de Adaptación tenía que aportar el 40 % del costo de la nueva planta, es decir alrededor de $ 20.000 millones; pero en una determinación, que se puede considerar como dilatoria y poco social, el Gobierno Nacional apeló la decisión judicial, y prácticamente congeló por un año la construcción de la nueva planta, sometiendo a los cerca de 140 mil habitantes de Yopal a problemas de salubridad por consumir agua que no es 100% potable, pero eso sí, a pagar recibos del agua, que en comparación con otras regiones del país, son bastante costosos.
“Es más el dinero que se han gastado las autoridades en soluciones de forma como la excavación de pozos o el suministro del preciado líquido a través de carrotanques, que la plata que se hubieran gastado en soluciones de fondo como la construcción de la nueva planta, que en el 2011 se presupuestaba en 53 mil millones de pesos y que ahora se proyecta en 80 mil millones. Es la feria de los millones, pero no de las soluciones”.
Durante el debate el Senador Baena propuso que se elabore un compromiso específico por parte de cada una de las autoridades Nacionales y Locales para destrabar la construcción de la nueva planta de tratamiento. También solicitó que no les cobre a los Yopaleños el cargo fijo del servicio de agua y que se les devuelva el retroactivo contado a partir del momento en que dejaron de recibir agua de buena calidad.

Compartir: