Orden oficial de dinamitar retroexcavadoras, viola principios básicos de toda democracia

Como una monstruosidad jurídica y un pésimo estilo para manejar los problemas sociales calificó el senador Jorge Enrique Robledo la decisión de la fuerza pública de dinamitar tres retroexcavadoras en el Bajo Cauca antioqueño. «Las tres son propiedad de mineros tradicionales».

«Levantar la tesis de que un dueño de una retroexcavadora es un criminal al que hay que destruirle la máquina viola el debido proceso y no se aplica ni a los fusiles, porque siempre hay un proceso judicial de por medio», explicó el senador del Polo.

“Me parece que es un pésimo estilo para manejar un problema social, porque de la minería informal viven cientos de miles de personas en todos los rincones de Colombia. Yo estuve en un acto público en Caucasia, donde el cura párroco dijo esta frase: ‘Sin minería no hay economía’. Ahora, que haya un impacto ambiental e indeseables delincuentes que se aprovechan de las circunstancias no puede llevar al Estado a la arbitrariedad legal ni al abuso contra los débiles”.

Al tiempo que se persigue sin clemencia a los pequeños y medianos mineros, añadió Robledo, hay que ver la generosidad del gobierno con la gran minería y con las trasnacionales, que cometen a diario todo tipo de abusos. “Aquí lo mejor que uno va a poder hacer, me decía un día un empresario, es nacionalizarse gringo. Si a un míster le cogen por ahí una retro a la que le falte un papel, ¿se atrevería usted, señor ministro, a ordenar que se la dinamiten?”

Robledo aseguró «el Polo Democrático Alternativo deja constancia de que medidas tan extremas están empujando al país por direcciones absolutamente indeseables. No es un estilo democrático ni prudente para tratar las contradicciones sociales, lo mínimo que se espera de cualquier gobierno medianamente civilizado».

Compartir: