Retrasos en construcción de la sede de la Policía de Bogotá genera pérdidas por 4.500 millones

BOGOTA, 02 de Abril ¬_RAM_ La Contraloría de Bogotá señaló este martes que le hizo una advertencia a la Administración Distrital ante el riesgo de pérdida de $4.561 millones en el Fondo de Vigilancia y Seguridad –FVS-, debido al retraso de las obras para la construcción de la nueva sede del Comando de la Policía Metropolitana de Bogotá, ubicada en la carrera 56A No. 24-96.
Según el contralor Diego Ardila Medina, el contrato suscrito entre el Fondo de Vigilancia y la Constructora Castell Camell Ltda, por valor de $43.795 millones, para la construcción de la nueva sede de la Metropolitana de Bogotá tenía un plazo de ejecución de quince meses, hasta marzo de 2012, pero a esa fecha la obra solo alcanzó el 49%, por lo que el contrato tuvo que ser prorrogado en seis meses más, hasta septiembre de 2012, tiempo en el que presentó un nivel de avance de sólo el 4.2%.
Los retrasos de la obra y las injustificadas razones que condujeron a la prórroga del contrato por parte del FVS, condujeron al organismo de control fiscal a formular la siguiente advertencia:
Ø De persistir los bajos rendimientos de ejecución de la obra, se generarían costos injustificados por una mayor permanencia de la Interventoría, calculada en 19 meses, por un valor estimado de $2.375 millones, determinado con base en la cifra de $125 millones mensuales.
Ø Se generarían mayores costos por cambio de especificaciones técnicas del concreto muro para tanques y por el uso de la unidad de medida M2 y no el M3, conforme lo establecen los pliegos de condiciones. El 26 de julio de 2011 la interventoría instó al FVS, para que definiera el tema, en atención a que si se pagaba en M2 y no en M3, se afectaría de manera negativa el presupuesto contractual, en el sentido que el proyecto requeriría alrededor de $1.886 millones, adicionales, sin embargo, el FVS omitió la recomendación dada por la interventoría.
Ø El contratista a través del acta de Comité Técnico de Obra del 26 de septiembre de 2011, realizó cambio de la especificación para el ítem concreto muro para tanques de 4000 a 5000 PSI, sin que mediara aprobación de la entidad, ni de la interventoría, pese a que ésta última señaló que el procedimiento constructivo era posible de ejecutar en las condiciones iniciales y que el cambio en la especificación generaría un sobrecosto de $250 a 300 millones de pesos.
Ø Pese a las irregularidades y reiterados incumplimientos el FVS, no ha utilizado los mecanismos de Ley para exigir al contratista el cumplimiento de sus obligaciones, prueba de ello es que a pesar de haber iniciado proceso sancionatorio, a través de la Resolución 013 del 23 de febrero de 2012, no se ha impuesto multa al contratista CASTELL CAMEL S. A.
Según el Contralor, Diego Ardila Medina, de persistir con estos retrasos se podrían requerir nuevas adiciones, lo que generaría mayores costos, máxime cuando la obra actualmente está suspendida por la renuncia de la interventoría, por lo que el contrato se encuentra en liquidación y a la espera de un nuevo proceso licitatorio.
Por estos hechos y con el fin de garantizar la culminación de las obras, el organismo de control, le solicitó a la Administración Distrital adoptar las medidas pertinentes para evitar posible pérdida de recursos.

Compartir: