Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé

La guerra declarada la semana pasada entre el ministro del Interior, Fernando Carrillo, y el expresidente Andrés Pastrana es tan solo el más reciente capítulo de la batalla campal que se avecina entre las huestes gobiernistas y quienes han empezado a marcar distancias del proyecto reeleccionista de Juan Manuel Santos, que encontró en la paz la mejor bandera para continuar en la Casa de Nariño por otros cuatro años. Carrillo la emprendió contra Pastrana por cuenta de las declaraciones del expresidente quien afirmó que, a diferencia suya, “Santos no recibió un mandato de paz”, sino que fue elegido para continuar con la ofensiva militar contra las Farc. Pastrana se mostró tanto más crítico de los diálogos de La Habana que el mismo Álvaro Uribe, considerado el mayor contradictor de Santos hasta el momento. Pastrana se refirió a Carrillo como el “camarero de Pablo Escobar”, lo que llevó a Carrillo a decir que el expresidente es el gran responsable del fallo de La Haya contra Colombia y que el Caguán es su gran fracaso. Esa pelea se suma a la que desde hace un tiempo libran Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe, en la que han terminado envueltos Germán Vargas y Gabriel Silva. De repente el país está bailando el celebre son cubano según el cual Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé…

Andrés Pastrana contra Fernando Carrillo

pastranamar31

La entrevista que Andrés Pastrana concedió a María del Rosario Arrázola de ‘El Espectador’, en la que afirmó que Juan Manuel Santos no recibió un mandato ciudadano para hacer la paz, como sí ocurrió cuando él fue elegido Presidente, generó de inmediato la dura reacción del ministro del Interior, Fernando Carrillo, quien argumentó que la paz es un mandato constitucional y que Pastrana no era la persona indicada para cuestionar al Gobierno, después de ser artífice del fracaso del Caguán. La afirmación de Carrillo llevó a Pastrana a ripostar con mayor fiereza, pues sostuvo en varias declaraciones radiales que él no se iba a rebajar a discutir con “camareros de Pablo Escobar”, lo que alteró, por supuesto, los ánimos en el alto gobierno. Al declarar la guerra al Gobierno, Pastrana terminó alineado con las huestes uribistas, que hace varios meses decidieron alejarse del Gobierno. El retiro de Pastrana hizo que el expresidente liberal Ernesto Samper cerrara filas al lado de Santos, cuya obra defendió, así como las negociaciones con las Farc. Es evidente que tanto Pastrana como Samper se sentían incómodos arropados con la misma cobija de la Unidad Nacional y la pelea de Carrillo con Pastrana fue el pretexto para que volvieran a quedar en orillas opuestas.

Gabriel Silva contra Álvaro Uribe

uribemar31

Desde que el ex ministro Gabriel Silva debutó como columnista de ‘El Tiempo’ tuvo como blanco predilecto al gobierno de Álvaro Uribe del que fue, por cierto, Ministro de Defensa. Silva -uno de los mejores amigos de Juan Manuel Santos- no deja de fustigar al expresidente a quien responsabiliza de los males que ahora le achacan a Santos, entre ellos la inseguridad y la crisis cafetera. Las arremetidas de Silva han sido respondidas por Uribe, quien lo llegó a calificar como el peor ministro que tuvo durante su gobierno. Curiosamente en la confrontación entre Pastrana y Carrillo, salió a relucir el nombre de Silva en boca de Pastrana, quien dijo que “Gabriel Silva es la mula que se cree Juan Valdés”, haciendo alusión al paso de Silva por la Federación Nacional de Cafeteros. Es claro que a Silva le ha tocado la ingrata misión de defender desde los medios de comunicación no solo a su amigo, sino a un gobierno en el que cree. Silva es considerado una especie de Roberto Posada García-Peña D´Artagnan’, quien asumió la defensa de su amigo Ernesto Samper en tiempos del proceso 8.000. D´Artagnan se convirtió no solo en el columnista más leído sino en el más influyente del país. Aunque Santos no atraviesa una crisis similar a la de Samper, sí requiere que su obra empiece a ser defendida desde las columnas de opinión y ese escudero será Gabriel Silva, a quien le tocó la difícil tarea de ‘bailar’ con la más fea: el expresidente Uribe y ahora el
expresidente Pastrana.

Juan M. Santos contra Álvaro Uribe

santomar31

Ya pocos colombianos recuerdan que hasta hace algunos meses Juan Manuel Santos repetía una y otra vez que su karma era “no pelear con Uribe, no pelear con Uribe”, pues ahora lo único que parece hacer es pelear con su antecesor, ya sea directamente o por interpuesta persona. Santos mordió el anzuelo y ahora dedica más tiempo a responderle a Uribe que a vender su obra de gobierno. Hace poco Uribe la emprendió de nuevo contra Santos y su ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, de quienes dijo que estaban cortados con la misma tijera y los señaló de tener cálculos políticos y ser indolentes con el país. Uribe, quien desde que abandonó la Presidencia se ha dedicado a defender su obra ante la que él considera traición de Santos, se siente en su salsa peleando cuerpo a cuerpo contra varios rivales a la vez, como si estuviera en varios cuadriláteros de forma simultánea. A falta de un contendor, ahora tiene cuatro a quienes les suelta ganchos al hígado cada vez que puede. Por cuentas de estas peleas, el país comienza a bailar la versión criolla del son cubano en el que Songo le dio a Borondongo, Borondondo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga…

Ernesto Samper contra Andrés Pastrana

sampermar31

La pelea de Fernando Carrillo con Andrés Pastrana revivió la guerra a muerte que a finales de los 90 libró el expresidente de origen conservador contra Ernesto Samper Pizano, a quien señala de haber llegado a la Presidencia de la República con dineros provenientes del Cartel de Cali. Samper, por su parte, responsabiliza a Pastrana de haber orquestado una campaña nacional e internacional en su contra lo que le impidió haber cumplido con sus ofertas electorales, pues debió dedicar buena parte de sus energías a defenderse de las acusaciones durante el llamado proceso 8.000. Se trata de una confrontación de vieja data que revive cada cierto tiempo. La frase de Samper contra Pastrana, por cuenta de sus declaraciones sobre los diálogos de La Habana, fue también de fuerte calibre: “Pastrana criticando el proceso de paz de Juan Manuel Santos, es como el diablo enseñando el catecismo al Papa Francisco”. Pastrana, por su parte, se encargó de recordar las precarias condiciones en que recibió al país en materia de seguridad, así como el desprestigio internacional que debió afrontar por cuenta del desgobierno que -según él- se vivió durante el mandato de Samper. Al tomar partido por Carrillo, Samper puso en una difícil situación al expresidente César Gaviria, muy amigo del ministro del Interior, pero también con relaciones muy cordiales con el expresidente Pastrana. ¿Será que Muchilanga le pega a Bernabé?

Por Óscar Montes

@Leydelmontes

Compartir: