EU responde a amenazas de NorCorea; envía poderosos aviones nucleares a Corea del Sur

Estados Unidos desplazó hacia Corea del Sur dos poderosos aviones nucleares B-2 Spirit, capaces de lanzar bombas convencionales y nucleares hasta de 23 mil kilos.
Lo hizo, en momentos en que el secretario de Defensa de EE UU, Chuck Hagel, advertía que Washington “está preparado para enfrentar cualquier eventualidad” que se pueda producir en relación con las amenazas de Corea del Norte durante los últimos días.
Los dos B-2 Spirt despegaron desde su base de Whiteman, en el estado de Missouri, rumbo a Corea del Sur “para una misión de larga duración” y “como parte del ejercicio de entrenamiento en curso Foal Eagle”, indicó el comando en un comunicado.
La noticia sobre el envío de los bombarderos se produjo en medio del tenso ambiente provocado por las graves amenazas que el régimen de Corea del Norte ha dirigido prácticamente a diario contra Estados Unidos, sobre un “ataque nuclear preventivo”.
Según un despacho de la agencia Efe, las dos unidades de B-2 Spirit, espectaculares bombarderos estratégicos de estructura triangular con tecnología furtiva para penetrar defensas antiaéreas, lanzarán bombas inertes en el rango de entrenamiento marcado sobre la isla de Jikdo, al oeste de Corea del Sur.
El envío de las aeronaves “demuestra el compromiso y la capacidad de EEUU para defender a la República de Corea (nombre oficial de Corea del Sur) y proporcionar disuasión extendida a nuestros aliados en Asia-Pacífico”, puntualizó el Comando.
Fabricado en EEUU en los 80 y 90 por Northrop Corporation y también conocido como “bombardero furtivo”, el B-2 Spirit es uno de los aviones de guerra más caros del mundo, con un coste medio de adquisición cercano a los 1.000 millones de dólares por unidad.
Se ha utilizado recientemente en Irak, Afganistán o Siria y es uno de los aviones más destructivos fabricados hasta la fecha, capaz de lanzar hasta 23.000 kilos en bombas, tanto convencionales como nucleares, sin ser detectado por la mayoría de sistemas antiaéreos.

Compartir: