Corea del Norte amenaza con atacar bases de EE.UU.

SEUL.- Corea del Norte tiene preparados sus misiles de largo alcance «en posición de combate», con la mira en Estados Unidos y Corea del Sur, informó hoy la agencia estatal KCNA, en una nueva amenaza beligerante hacia Washington y su aliado en la región asiática.

«Desde este momento, el Comando Supremo del Ejército Popular de Corea tendrá en posición de combate número 1 todas las unidades de artillería de campo, incluyendo unidades de artillería de largo alcance y unidades estratégicas de cohetes, que tendrán como objetivo a todos los objetos enemigo en las bases estadounidenses invasoras en su territorio continental, Hawái y Guam», además de la vecina Corea del Sur, informó la agencia central de noticias norcoreana.

El comunicado agregó que en los ejercicios militares conjuntos participan bombarderos B-52 con capacidad nuclear.

«Mostraremos la dura reacción de nuestro Ejército y pueblo para salvaguardar a través de acciones militares nuestra soberanía y la más alta dignidad», expresó el gobierno liderado por Kim Jong-un. Horas antes, la agencia destacaba que el controvertido líder norcoreano dirigió personalmente ejercicios de defensa con fuego real en la costa este del país.

«CASTIGO CON FUERZA»

Desde Seúl ya reaccionaron a la amenaza. El Ejército de Corea del Sur «no ha detectado movimientos inusuales» en las Fuerzas Armadas del Norte, según un vocero del Ministerio de Defensa.

No obstante, advirtió que el Ejército surcoreano «vigila de cerca» posibles movimientos de las tropas del país vecino y qye «castigará con fuerza» a Corea del Norte en caso de que agreda de algún modo al Sur.

Esa misma fuente explicó que el «número uno» al que hace referencia el comunicado divulgado por KCNA indica el más alto nivel de preparación para el combate en el país comunista.

Por su parte, el ministro de Defensa surcoreano, Kim Kwan-jin, instó hoy a las tropas a responder con dureza a cualquier agresión, durante el acto de conmemoración del tercer aniversario del hundimiento del buque Cheonan, que causó 46 muertos y que Seúl atribuye a Pyongyang.

Las recientes acciones de Corea del Norte se engloban en la campaña de amenazas que desde hace dos semanas lleva a cabo el país contra las sanciones que la ONU impuso a principios de mes al país comunista por su última prueba nuclear de febrero y que incluyó promesas de ataques nucleares preventivos a Corea del Sur y Estados Unidos.

Sin embargo, especialistas dijeron que era extremadamente improbable un ataque directo norcoreano, especialmente durante los ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur que terminan el 30 de abril, aunque existe cierta preocupación respecto a una provocación después del término del entrenamiento.

Las adversarias Coreas han tenido varios enfrentamientos navales sangrientos en las disputadas aguas del Mar Amarillo desde 1999. En noviembre de 2010, Corea del Norte atacó con artillería una isla surcoreana, matando a dos soldados de la Armada y dos civiles. Se sospecha que un torpedo norcoreano hundió un barco de guerra surcoreano a inicios del mismo año, muriendo 46 marineros de Corea del Sur. Pyongyang niega haber causado ese hundimiento.

Estados Unidos, que mantiene unos 28.500 efectivos militares en Corea del Sur, se compromete desde la Guerra de Corea (1950-53) -cuyo armisticio declaró nulo recientemente- a defender a su aliado de cualquier hipotética agresión del Norte.

Compartir: