Denuncian politización del manejo de las cárceles en Colombia

José Gerardo Estupiñán, director jurídico del sindicato del Inpec (Instituno Nacional Penitenciario y Carcelario), explicó en La W la presunta situación irregular que se presenta en la cárcel de Pasto (Nariño).

Según el funcionario, la subdirectora del penal, Mónica Ramos, y el comandante de vigilancia, Iván Lancheros, amenazan con trasladar a las personas que “trabajan correctamente” en la cárcel, argumentando que tienen la protección especial de un senador de la República.

La situación salió a la luz tras una carta que envió al Inpec la persona que recientemente asumió la dirección de la cárcel, indicando que no ha podido ejercer el control del penal por la influencia de esos dos funcionarios.

Estupiñán recordó que el director del Inpec, General Gustavo Adolfo Ricaurte Tapia, ya había indicado en una reunión que cuando Mónica Ramos dirigía el penal, se realizaba ‘contratación a dedo’ en ese lugar.

«La participación política de la doctora Mónica Ramos nos parece totalmente antiética de parte de un funcionario público (…) Le pediríamos a la doctora que se aparte de su cargo porque estamos claramente inmersos en un conflicto de intereses, porque ella está dirigiendo un establecimiento carcelario, está al frente de un grupo de trabajadores e internos, y a la vez está participando en actividades políticas», señaló Estupiñán.

Compartir: