Un meteoro cruza el cielo de Norteamérica

No hay duda: fue un meteoro. Una brillante bola de fuego surcó ayer Norteamérica, desde las ciudades canadienses de Ontario y Quebec hasta la costa sureste de Estados Unidos, pasando por Nueva York.
El bólido fue visto al menos por cuatrocientas personas, que fueron las que ofrecieron su testimonio a la Sociedad Americana de Meteoritos (SAM) en un suceso que luego fue confirmado por la propia NASA. «Ocurrió en un buen lugar, cuando mucha gente estaba fuera. Fue como una estrella fugaz muy grande, lo que nosotros llamamos una bola de fuego», explicó Robert Lunsford, coordinador de avistamientos de la SAM.
Aunque el suceso destacó por la claridad con que fue visto por centenares de personas, el paso de bólidos por la atmósfera terrestre no es algo excepcional. Más bien al contrario, es un fenómeno frecuente, lo que ocurre es que no suelen ser observados porque suelen pasar por el océano o a plena luz del día. Solo si alguno de sus trozos cae a tierra, después de sobrevivir al rozamiento de la atmósfera, se convierten en meteoritos, algo menos común.
«Esta ha sido la bola de fuego más clara vista en una gran parte del este de Estados Unidos. Pudo ser observada durante una hora», precisó el astrónomo Robert Lunsford.

Compartir: