Ley del Montes: Llegó la hora de que Santos mueva las fichas del Gabinete

POR OSCAR MONTES
El presidente Santos tiene fama de ser gradualista a la hora de tomar decisiones. Eso significa que no le gustan las medidas de choque que terminan por producir algún tipo de traumatismo. En el caso del gabinete ministerial, el Presidente prefiere trasladar a unos ministros de unos despachos a otros, donde él considera que pueden desempeñar mejor su función. Así sucedió, por ejemplo, con Federico Renjifo, a quien movió de la Secretaría General de la Presidencia al Ministerio del Interior, y de ahí a la cartera de Minas y Energía. A Germán Vargas Lleras lo trasladó del Interior al de Vivienda, donde se encuentra en la actualidad. Santos no es de esos presidentes a los que les gustan las llamadas ‘crisis ministeriales’, que le permiten al gobernante no solo airear su staff de colaboradores inmediatos, sino descabezar a quienes no están haciendo muy bien la tarea. Es fiel representante de eso que se conoce como el ‘talante santista’, que no es otra cosa que lograr con muy buenas maneras los resultados que espera de quienes recibieron la confianza de su parte para cumplir determinada misión. “Santos prefiere sancochar al sapo poquito a poquito, subiéndole la temperatura sin que se note mucho”, me dijo alguien que lo conoce muy bien desde sus años de subdirector de El Tiempo. Ocurre, sin embargo, que en el caso de sus ministros, son varios de ellos los que se han venido sancochando a fuego lento y ya es hora de que el Presidente tome decisiones sobre su futuro, tal como lo muestra la última encuesta de favorabilidad realizada por Datexco para La W y El Tiempo, donde muy pocos logran resultados sobresalientes. Todo lo contrario: la desfavorabilidad de varios ministros es verdaderamente preocupante.

Los ministros que logran calificaciones sobresalientes

Entre los ministros que se encuentran por encima del 70 por ciento de favorabilidad se encuentran: Diego Molano Vega (TIC) con el 80.84%; Mariana Garcés (Cultura) con 77.84%; Germán Vargas Lleras (Vivienda) con 75.53%; Sergio Díaz- Granados (Comercio, Industria y Turismo) con 71.27%, y Fernando Carrillo (Interior) con 70.29% de aceptación. En el caso del Ministro Molano, quien ocupa el primer lugar, es de destacar la gestión en lo que tiene que ver con la agenda de conectividad, sin que ello signifique, como dicen algunos congresistas amigos del Gobierno con quienes hablé sobre el desempeño del Gabinete, que estamos en presencia de una verdadera “revolución en materia de telecomunicaciones”. Todavía es mucho lo que falta por hacer para mejorar la conectividad y –sobre todo– para regular las prácticas monopólicas de algunas empresas de telecomunicaciones que abusan de los usuarios. Curiosamente, el segundo lugar lo ocupa la Ministra de Cultura, la menos conocida del Gabinete, hasta el punto de que uno de los chistes de moda es aquel según el cual los colombianos nos preguntamos cuándo se posesiona. Vargas Lleras sigue siendo el de mayor exposición mediática y el que más resultados ha mostrado, no solo en Vivienda sino también en Interior y Justicia. El jueves pasado cumplió en El Salado, Bolívar, con la tarea de entregar el contrato para la construcción de la vivienda gratis número 100.000 del país. En lo que tiene que ver con el ministro Díaz-Granados, es indudable que su gestión más destacada tiene que ver con la firma de los TLC con distintos países. Y el ministro Carrillo tendrá el difícil reto de sacar adelante la nueva agenda legislativa en un año pre-electoral.

Agricultura y Justicia: en la cuerda floja, por resultados

Juan Camilo Restrepo (62% de favorabilidad), llegó al Gabinete con el rótulo de “presidenciable”, pero ha sufrido un enorme desgaste hasta el punto de que su salida se da por descontada en una eventual crisis ministerial. Y es que Restrepo, como ministro de Agricultura, perdió el respaldo de los únicos que no se lo pueden quitar: los agricultores. El manejo que le dio al paro cafetero fue desacertado y terminó superado por las circunstancias, lo mismo que el presidente de la Federación de Cafeteros, Genaro Muñoz. Los ganaderos, cacaoteros, lecheros y palmicultores, entre otros, tampoco quieren verlo por estos días. La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa (54.44% de favorabilidad), tampoco ha podido prender motores y sigue sin mostrar resultados contundentes en puntos críticos, como es el caso del hacinamiento en las cárceles del país, donde la situación empeora día a día. Ello para no hablar de la reforma estructural a la Justicia, a la que hoy nadie se refiere.

Transporte y Minas: compás de espera y muy discreta gestión

Aunque la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa Glen, muestra una favorabilidad de apenas el 44.16 por ciento, la evaluación integral de su gestión aún resulta prematura, pues es una de las que está ‘estrenando’ cartera y todavía es mucho lo que le falta por conocer de un sector complejo y complicado como el de Obras y Transporte. La Ministra se ha puesto en la tarea de conocer de primera mano y sobre el terreno el verdadero estado de las vías que se están construyendo en el país, muchas de las cuales figuran en los informes que reposan en los despachos de Bogotá como “diseñadas y construidas”, pero en realidad son verdaderos caminos de herradura. Así ocurre, por ejemplo, con algunas carreteras de Sucre, departamento que la Ministra visitó recientemente y donde constató que ni siquiera había obreros y maquinarias en las vías. A ello hay que sumarle –claro– la maraña de contratos firmados por abogados expertos en blindarlos para que sea la Nación la que termine respondiendo por el incumplimiento de los mismos. El ministro Renjifo, (45.63% de favorabilidad), quien viene de la cartera del Interior, donde cumplió una discreta gestión, no ha podido despegar tampoco en Minas y Energía. Pese a que cuenta con la absoluta confianza del Presidente, su gestión tiene serios reparos entre miembros de la bancada de la Unidad Nacional, quienes consideran que al frente de dicha cartera debe estar un experto, pues se trata de la ‘locomotora’ que está soportando la economía, y cuyos costos en materia de daños ambientales están siendo observados con lupa por parte de la opinión pública. El discreto desempeño de Renjifo hace pensar que su nombre podría ser incluido en la lista de los ministros que serían removidos. Obviamente, que el Presidente es quien tiene la última palabra.

Muy pocos ministros subieron en imagen favorable

Llama la atención que el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón (57.17% de imagen favorable), sea uno de los ministros que más puntos perdió en la última medición, precisamente en momentos en que más ha subido el tono contra las Farc, que dialogan con el Gobierno en La Habana. El de Hacienda, Mauricio Cárdenas (53.25%), también descendió en el estudio, al igual que el de Trabajo, Rafael Pardo (58.60% de favorabilidad), la de Educación, María Fernanda Campo (53.16% de imagen favorable), y el de Ambiente, Juan Gabriel Uribe Vegalara (60.87%), también mostraron un significativo descenso en el respaldo por parte de la opinión pública. Subieron en la encuesta, aunque muy poco, la canciller María Ángela Holguín (63.30%), quien venía de tener 60.63% de favorabilidad en la anterior medición realizada en enero pasado. El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, (52.06% de favorabilidad), tendrá una prueba de fuego durante el trámite de la reforma a la salud en el Congreso de la República.

Por Óscar Montes

Compartir: